‘El lagarto astronauta’ de Kenneth Cook

Ha resultado toda una sorpresa esta recopilación de relatos que cogí de la biblioteca cuando buscaba algún título que me llevara a Oceanía. No solo he aprendido mucho de la Australia profunda, sino que me llevo un montón de vocabulario sobre especies y tribus aborígenes australianas. Las divertidas historias narradas por Kenneth Cook en El lagarto astronauta parecen bastante surrealistas, pero están basadas en sus vivencias, así que todas están bañadas de algo de verdad, o al menos las narra como si todas fueran reales. Cuesta creerlo, pero ¿no dicen siempre que la verdad supera la ficción?

Intentad aguantar una pesada serpiente con el brazo extendido y por un tiempo indefinido. No es fácil. Es más difícil si estás girando la muñeca con violencia cada dos segundos. Es todavía más difícil si sufres un colapso nervioso.

FICHA TÉCNICA

portada_el_lagarto_astronauta-bigEl lagarto astronauta
Kenneth Cook
Traducción e ilustraciones de Güido Sender Montes.
Barcelona: Sajalín editores, 2012.
Col. Al margen, 15.
Formato: Tapa blanda.
188 páginas.
ISBN: 9788493907686.

Sinopsis: Kenneth Cook ofrece en estas páginas un testimonio estremecedor de la verdadera naturaleza de animales tan reputados como el canguro, el koala, el búfalo o el ratón marsupial, y de personas tan aparentemente inofensivas como zoólogos atildados, pescadores de la tercera edad, antropólogos concienzudos o guías turísticos con aspecto de tortuga. Si bien esta colección de desventuras no alentará al lector a irse de vacaciones a Australia, sí le proporcionará alguna que otra carcajada.

COMENTARIO

14-koala-big

Cada relato cuenta con una ilustración de Güido Sender Montes

En general todas las historias son divertidas, pero alguna hay que te deja con la boca abierta, y no todas acaban bien. Así pues, el tono general del libro es de risas y sorpresas: risas sobre todo cuando Kenneth Cook se reconoce a sí mismo como un cobarde y te descubre cómo intentaba escaquearse de alguna de sus aventuras consiguiendo todo lo contrario y sorpresas por los niveles de estupidez a los que es capaz de llegar el ser humano.

El autor se muestra siempre aterrorizado por todo. Probablemente porque siempre que en un primer encuentro con alguna especie, intenta un acercamiento amable y algo cándido por su parte, acaba mal. Hay que tener en cuenta que se trata de una segunda parte, y que la primera se titula El koala asesino, lo cual ya nos puede dar una idea de las historias que allí explica y de lo escarmentado que salió de esa experiencia.

quokka

Un quokka adorable… Según Cook, no hay que fiarse.

Sin embargo, en este título también hay especies homicidas: serpientes peligrosísimas (y perturbadas), tiburones gigantescos, cerdos salvajes, búfalos temibles (aunque herbívoros, es un detalle)… Pero los enfrentamientos más graciosos son con aquellos animales que no te esperas que se vayan a convertir en psicópatas, como por ejemplo un canguro al que intentas ayudar a salir de una alambrada o un quokka (un marsupial pequeñito) al que quieres llevar al veterinario por una posible intoxicación. Es muy divertido ver cómo se les cruzan los cables, aunque hay partes de algunos relatos que realmente no son recomendables para los animalistas. Algo de maltrato animal hay, aunque no sea intencionado (a veces).

También hay muchos personajes interesantes que parecen sacados de la ficción, por las ideas surrealistas que plantean. Como por ejemplo el joven aborigen que intenta exportar lagartos con chorreras a Japón gracias a un cohete casero que ha creado. O el hombre serpiente, un cuidador del zoo que lo explica todo con una gran calma y tono de conferencia, incluso en las situaciones más peligrosas. Me reí mucho con este relato, imaginándome al señor diciendo “no es nada aconsejable sujetar a una serpiente por la cola, porque seguramente te mordería, pero lo voy a hacer para enseñarte cómo defenderte del ataque de una serpiente” con toda tranquilidad…

wake_in_fright_kenneth_cookKenneth Cook (1929-1987) fue un periodista, director de documentales y escritor australiano de cuya obra se destaca la novela Pánico al amanecer y la trilogía de relatos humorísticos formada por El koala asesino, El lagarto astronauta y El canguro alcohólico. Me sorprendió conocer que murió en los años 80 de un infarto en una acampada, porque creía que estos relatos eran más recientes. Además de escribir, Cook creó la primera granja de mariposas de Australia y cofundó en 1966 el partido político Liberal Reform Group, que se oponía a la guerra de Vietnam.

 

VALORACIÓN  · · · · · · · · · ·  4/5 ★★★★✰

Creo que más adelante leeré algún otro título de la trilogía, porque me lo he pasado realmente bien leyendo las situaciones absurdas que se viven en el Outback de Australia. Desde una apuesta entre un camarero y un comercial de granadas para comprobar en el mismo bar si esas armas funcionan, a la venganza de un wombat (unos ositos adorables, que salen en muchas fotos con turistas abrazándolos), todas las situaciones descritas me han parecido muy curiosas. Desde luego, el libro me ha servido para cumplir mi objetivo de conocer un continente a distancia, pero si todavía tenía alguna curiosidad por visitar Australia, creo que se me ha pasado un poco… ;)

Sonia López

Anuncios

2 comentarios en “‘El lagarto astronauta’ de Kenneth Cook

  1. Raquel dijo:

    Hola!
    Este libro ha ido directo a mi lista de futuribles junto con aquél que leíste del pingüino. No sé por qué siempre me hacen gracia este tipo de historias. Uno del estilo que me gustó mucho fue ‘Nos compramos un zoo’. Tengo debilidad por los libros que se basan en vivencias y con aventuras de por medio y si tienen animales, mucho mejor. :)
    Por cierto, a veces tus lecturas me descolocan. Pienso, ¿de dónde habrá sacado/descubierto este libro? XDD
    ¡Besos!

    Me gusta

  2. Sonia López dijo:

    Haciendo balance del año también a mí me sorprendió encontrarme tantas lecturas con los animales como protagonistas, no ha sido algo buscado conscientemente, jajaja… Este en concreto es bastante divertido y la forma de descubrirlo fue la mar de tonta: busqué “Australia” como palabra clave en el catálogo de mi biblioteca y entre guías de viaje me salió este libro. A veces los propósitos lectores te traen sorpresas como esta… XD Lo del pingüino fue amor a primera vista en el Mercat de Sant Antoni. XD Besos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s