‘Estás sola’ de Alexandra Oliva

Vuelvo a las reseñas con Estás sola, de Alexandra Oliva, que me dejó sensaciones contradictorias durante su lectura pero que al acabar puedo decir que me ha gustado en general. Se trata de un libro que me llegó gracias a Edición anticipada y lo vendían como una mezcla entre Perdidos, Los juegos del hambre y Westworld, pero ya había leído en otros comentarios que no debía exigirle demasiado a la historia con estas comparaciones, porque iba a salir perdiendo seguro, así que después de dejar un tiempo de margen para olvidar esas referencias arranqué bien la lectura.

Los espectadores proyectarán sus propias justificaciones en esa sonrisa. Aquellos a quienes les cae mal Rastreador la tomarán por una muestra de chulería, ya sea por su raza o actitud; sin embargo, de él no han visto todavía nada más que esa imagen, de modo que su antipatía por fuerza responde a un prejuicio.

Seguir leyendo

In My Mailbox #7: Mayo 2017

Después de la resaca que me dejó investigar la biografía completa de Anne Perry (y la resaca eurovisiva, también), no me veo con ánimos de comentar ninguna lectura de las que tengo pendientes, así que dedicaré la entrada de hoy a repasar mis últimas adquisiciones, sin ánimo de fomentar consumismos ni fardar ni nada de eso… Simplemente por repasar los libros que voy comprando o me van regalando y dar una idea de mis gustos y de las futuras lecturas que comentaré en el blog, aunque sea a largo plazo.

Seguir leyendo

La vida de Anne Perry

Entrada enmarcada dentro del proyecto “Adopta una autora”.

Después de haberos presentado su obra, me gustaría repasar con vosotros la biografía completa de Anne Perry. Quienes hayáis leído La noche en que Frankenstein leyó el Quijote de Santiago Posteguillo, sabréis que hay un episodio de su vida que destaca sobre los demás y es el asesinato que cometió cuando era adolescente. La víctima fue la madre de una amiga que quería separarlas, y ambas chicas fueron cómplices. Es el motivo por el que Juliet Hulme se cambió el nombre cuando cumplió los 21 años y logró mantenerse en el anonimato durante un tiempo hasta que el caso, que tuvo bastante revuelo en Nueva Zelanda y se convirtió en una noticia internacional, volvió a salir a la luz por la película de Peter Jackson Criaturas celestiales, en 1994. Desde entonces no ha conseguido librarse de las mismas incómodas preguntas por parte de la prensa sobre el suceso que ocurrió 40 años antes de la película.

Seguir leyendo

‘El mundo azul. Ama tu caos’ de Albert Espinosa

Mi historia con este libro comenzó hace dos Sant Jordi. Lo compré toda ilusionada: ya había leído todo lo anterior de Albert Espinosa y me había encantado, así que lo compré sin saber nada del libro (y estaba precintado, ya que la FNAC regalaba un imán de nevera con él) y al llegar al autobús para volver a casa, lo quise comenzar a leer con ansias. Y lo primero que sentí fue decepción. No sólo me encontré con personajes de sus otras novelas en situaciones en las que no me los quería encontrar (con lo que me gustan a mí las apariciones inesperadas de antiguos conocidos en los libros), no sólo me encontraba con ideas que ya había repetido en sus obras anteriores, no sólo planteaba una historia a la que no encontraba ningún sentido, sino que me presencié el malgasto de papel más importante que he visto en tiempo (luego haré cálculos). Es muy duro para mí criticar este libro, porque me encanta su autor, e incluso pensé en dejarlo en una especie de mini reseña agrupándolo con otras lecturas que me dejaran un poco igual, pero luego reflexioné que, en fin, éste es mi espacio donde divagar sobre lo que leo, tanto lo bueno como lo malo, así que aquí os traigo mis impresiones de El mundo azul. Ama tu caos. (Es que no me gusta ni el título…).

El problema no es que sólo usemos el diez por ciento de nuestro cerebro, sino que no utilizamos ni el dos por ciento de las emociones de nuestro corazón.

Seguir leyendo

‘Tea Rooms. Mujeres obreras’ de Luisa Carnés

Tea Rooms. Mujeres obreras fue una de las novelas finalistas para ser leídas en el Club Pickwick y descartada en favor de Nada, de Carmen Laforet, pero no me pude resistir a leerlo y me hace mucha ilusión recomendaros este libro de Luisa Carnés en el que pone el dedo en la llaga de tantas injusticias cometidas contra las mujeres trabajadoras, aunque sitúe la novela en un lugar tan aparentemente idílico como un salón de té. Tea Rooms es algo más que una descripción de las vidas de unas jóvenes trabajadoras del Madrid de los años 30: es un manifiesto para despertar en las lectoras (y ojalá lectores también) la conciencia social y el valor para reclamar lo que es justo: igualdad de género e igualdad de clases.

Hay que destruir toda esta carroña. Destruir. Para edificar. Edificar sobre cimientos de cultura. Y de fraternidad.

Seguir leyendo

‘Mientras agonizo’ de William Faulkner

Hay novelas y hay experimentos. Ayer llovió. Hay novelas que me gustan y novelas que no me gustan. Cuando llueve me da rabia que se me mojen las gafas. Hay experimentos que me gustan y experimentos que no me gustan. Me pasa también con las patatas fritas, los calcetines y los móviles. William Faulkner es un novelista pero Mientras agonizo es un experimento. Lo leo y no me gusta no me gusta no me gusta, me gusta pero no, en realidad no me gusta…

Por favor, imaginaos que escribiera de esta manera toda la reseña: ¿lo soportaríais? Si es así, eh, a lo mejor Mientras agonizo es vuestro libro, pero no el mío. Lo escogí para mi lista del Classics Club por el argumento, y salió al azar en el sorteo que hicieron para leer un libro de la lista este mes de abril. Me hubiera encantado que me gustara y hablaros dignamente de él, pero ha sido toda una locura y no ha habido conexión entre su surrealismo y el mío, así que como en otros casos, preparaos para una entrada algo caótica. El libro me ha superado.

He oído que mi madre ha muerto. Me gustaría haber tenido tiempo para dejarla morir. Me gustaría haber tenido tiempo para desear haberlo hecho. Es porque en la salvaje y ultrajada tierra es demasiado pronto demasiado pronto demasiado pronto. Y no es que yo no querría o no querré, es que es demasiado pronto demasiado pronto demasiado pronto.

Seguir leyendo