Novedades shojo de Wataru Yoshizumi y Yoko Kamio

Si ya me sentí rejuvenecida hace un par de años cuando anunciaron la publicación de Marmalade Boy little, este año no quepo en mí de alegría al tener cuatro series shojo nuevas que me transportan a la adolescencia. Lo ideal hubiera sido tenerlas disponibles algunos años atrás para coleccionar las series con calma, y no las cuatro a la vez, pero como las cosas buenas hay que aceptarlas vengan como vengan, no me quejaré… Simplemente os comentaré mis impresiones de los primeros números de estas cuatro novedades de Planeta Cómic. ^^

Seguir leyendo

‘La felicitat després de l’ordre’ de Marie Kondo

No sé cómo ha sido, porque tenía una lista bastante larga de libros que quería leer, pero al final se ha colado esta continuación de La magia del orden de Marie Kondo: La felicitat després de l’ordre (La felicidad después del orden). Fue un regalo de mi último cumpleaños y entre que lo guardaba y que no (*ironía*) ¡resulta que me lo he acabado! Lo vende como una enciclopedia del orden, es decir, como un libro de consulta, pero se ha leído tan bien y casi del tirón, que aquí estoy, intentando explicaros por qué me ha gustado más esta continuación que la archiconocida La magia del orden. 

Si creus que posar ordre es limita a desfer-te del desordre, t’equivoques. Recorda sempre que el veritable objectiu és trobar i conservar les coses que estimes, tenir-les a casa en llocs destacats i viure una vida plena d’alegria.

Seguir leyendo

‘Los misterios de la gata Holmes’ de Jirô Akagawa

Hace poco, en el grupo de Facebook de Quelibroleo, me enteré de que en su club de lectura habían escogido para leer este pasado mes Los misterios de la gata Homes, de Jirô Akagawa. Me dio algo de pena tenerlo abandonado en la estantería y el día 20 de febrero, no sé si bajo la influencia indirecta del día intenacional del gato o por haber acabado de leer Los crímenes de CATer Street (¡Jajajaja! ¡Y Tomás decía que no me atrevería a ponerlo!), el caso es que lo comencé y acabé rapidísimamente, para ser yo.

En todo caso, en el mundo real, no aparecían célebres detectives que se topaban por casualidad con misterios y que se ofrecieran voluntarios para resolverlos. Los casos del mundo real eran sucesos tan tangibles que daban auténtico asco, la gente apestaba y no había lugar para la imaginación de un romántico como él.

Seguir leyendo

‘Alice 19th’ de Yuu Watase

Uno de los motivos por los que me adentré en Alicia en el País de las Maravillas el pasado año es este manga de Yuu Watase, de los que llevan años esperando que los lea: Alice 19th. En realidad no tiene mucho del clásico de Lewis Carroll, sólo que la protagonista se llama Alice y que un conejo blanco cambiará su vida… Como ya hace tiempo que no comento ningún shojo por aquí, hoy os hablaré de este título leído por el mes de junio, pero que todavía tengo algo fresco.

– A pesar de poseer “langu”, el valor, no haces nada para emplearlo. Recuerda que el “valor” empieza por actuar.

Seguir leyendo

‘El Museo del silencio’ de Yoko Ogawa

Antes de dejarlo de nuevo en la estantería para dar paso en el blog a otras lecturas que tengo pendientes de comentar, me apetece explicaros qué tal ha sido mi reencuentro con Yoko Ogawa en El Museo del silencio, un lugar muy peculiar… Este libro forma parte del reto #LeoAutorasOct.

El ruido del martillo impactando sobre los clavos resonaba en lontananza. Allí estábamos, inmóviles, sin importarnos el polvo de ladrillo que caía. Los martillazos sonaban como una fanfarria que diera al museo su bienvenida.

Seguir leyendo

‘Kokoro’ de Natsume Sôseki

Al final encontré un ejemplar de Kokoro de Natsume Sôseki en la biblioteca, pero no fue fácil. Me estaba esperando en la N de Natsume y yo lo buscaba en la S de Sôseki (sé que los japoneses invierten el orden de nombre-apellido, que 5 años de estudiar japonés sirvan al menos para esto, ¡pero estoy tan acostumbrada a que los cambien aquí que di por hecho que era al revés!). Esta es mi segunda participación en el Club Pickwick. Aunque no he podido participar mucho en el debate por los motivos que ya expuse aquí, lo he seguido de cerca en su página de Facebook y espero poder unirme a su quedada de Barcelona, aunque probablemente lo decida en el último momento.

¡Qué insignificante resulta el ser humano! No podía dejar de admirarme ante la vanidad de nuestra existencia, y ante la fugacidad de la vida. Un pensamiento, en fin, que ahondaba en mi convicción acerca de la extrema fragilidad del ser humano.

Seguir leyendo