Novelas, Reseñas

‘Loba negra’ de Juan Gómez-Jurado

El autobús olía a rancio, a una mezcla de sudor de varias personas con algún producto para la limpieza del tapizado de los asientos que no han dejado ventilar bien. Jon arrugaba la nariz mientras Antonia se concentraba en analizar la escena del crimen.

—¿Quién es la víctima?

—Sonia López. Mujer. 36 años. Diseñadora.

—¿Tenía enemigos?

—Su marido dice que ella misma.

—Ah, hay un marido…

La decepción asomaba en los ojos de Antonia, que sabía que en el 40 % de los casos de asesinato, el marido era el culpable, lo cual reducía la investigación al aburrido trabajo de clásico detective que busca amantes, que habla con los vecinos por si han escuchado gritos o discusiones últimamente y que se arriesga a ser increpado por familiares varios que no consienten que se hable mal de sus queridos Tomás y Sonia, cuya boda fue preciosa y que acaban de tener un bebé adorabilísimo…

—Sí, pero Mentor no nos ha llamado para que lo investiguemos a él. Quiere que nos centremos en averiguar la causa de la muerte —Jon puso especial énfasis en la palabra “causa”—. Aguado ya lo ha analizado todo y el resultado es nada, cero, el vacío.

—Jon… —Antonia revisaba el expediente mientras hablaba—. ¿Me estás diciendo que hemos venido a Barcelona a investigar lo que a todas luces es una muerte natural?

—No, no es natural, cariño. Natural es el zumo de naranja que has desayunado hoy. No hay nada natural que explique ese colapso nervioso que acabó con su vida. Fíjate en su cara.

—Está bien —no estaba bien, pero Antonia había aprendido con Jon que darle la razón puede evitarte discusiones que lo único que acarrearían sería un dolor de cabeza impresionante. No es que esté gordo, pero pesado… Eso lo era un rato—. ¿Cuándo ocurrió?

—A las 18:46 de hace dos días.

—¿Alguna novedad en sus redes sociales que pudiera afectarla? ¿Era muy activa en Twitter?

—No, la verdad. Lo usaba solo para compartir sus reseñas de libros. Nada pretencioso. Solo unos cuantos comentarios para no olvidar lo que lee, según su descripción. Muy pocos seguidores.

—¿Un blog? Podría ser una pista. ¿Dirección?

—Si buscas “blog generación papel” en Google te sale. 

Antonia sacó su iPad y empezó a leer entrada por entrada. La pantalla no dejaba de moverse hacia abajo mientras sus dedos la arrastraban haciendo scroll infinito, entrando en sugerencias, leyendo los comentarios de un grupo de lectores nada convencional. 300 entradas en apenas 10 minutos. Si el móvil de Sonia hubiera estado encendido, habría recibido una notificación de récord de visitas de la aplicación de WordPress que la habría hecho muy feliz. Si todavía estuviera viva. 

—Muy pocas reseñas negativas.

Antonia le enseña a Jon una selección de artículos. 

—Dudo que Paul Auster o Ian McEwan hayan querido matarla… Y Somerset Maugham y Faulkner están muertos. Aunque tiene coraje meterse con cuatro de los grandes, quizá algún admirador de ellos quiso ponerla en su sitio. 

Antonia estaba impresionada por los conocimientos literarios de Jon. 

—Estoy impresionada por tus conocimientos literarios, Jon. Pensaba que no leías… 

—No te creas, soy más de cine y vinito en casa. Pero el vestido de Keira Knightley en ‘Expiación’ es lo más. Y si su origen es esa novela de McEwan, pues uno se la lee y no pasa nada. 

Antonia de repente tiene una revelación.

—Leer, claro… ¿Qué estaba leyendo la víctima en el momento de su muerte? 

—Aquí está: Loba negra, de Juan Gómez-Jurado. No he leído nada del autor, pero por entrevistas suyas que he visto, creo que me caería bien. Está un poco obsesionado con que no se destripen detalles de sus libros, pero parece majo. Cuando hagan alguna peli de sus libros, lo leeré. 

No había terminado de hablar el inspector cuando la detective ya se había introducido en la novela. Minutos después, lo comprende todo. 

—JO-DER. 

—Pero chica, si a ti no te gustaba decir tacos…

—¡JO-DER! 

VALORACIÓN · · · · · · · · · · 4/5 ★★★★✰

Bueno, este burdo homenaje a Loba negra lo he escrito porque el autor no quiere que se expliquen detalles sobre la obra, así que básicamente me he inventado una pequeña historia que describe cómo me he quedado al final de la novela: muerta. Os podría hablar seguramente de la estructura simétrica respecto a Reina roja, de la evolución de sus protagonistas en cuanto a carácter (para mí, mucho mejor Jon en este libro, por cierto), de los continuos guiños a la cultura popular, de su sentido del humor (a veces bien, a veces te ríes de lo malos que son los chistes), de la curiosa manera en la que el narrador mimetiza con la forma de hablar de los personajes, de quién es Loba negra, o sobre los temas tratados en esta ocasión, pero la última página me mató y no puedo decir más que estoy deseando que llegue la siguiente entrega.

Sonia López

Bonus track:

Sin ser algo demasiado relevante, ni objeto de spoiler, me gustaría destacar que en esta novela hay 3 escenas con amenazas de violación hacia mujeres y, aunque tengan un tratamiento diferente, creo que cualquier excusa es buena para recordar esto:

#AdoptaUnaAutora: De cuando la Stiefvater nos explica el qué/cómo/cuándo/por qué la VIOLACIÓN es usada para desarrollar un argumento/personaje y está MAL

Una entre muchas, de Una

4 comentarios en “‘Loba negra’ de Juan Gómez-Jurado”

    1. Ay, no sé qué decirte, en realidad es muy parecido al anterior. XD A mí me ha gustado más porque creo que le he pillado más el punto a su sentido del humor, pero si ya no te convenció el primero… No sé, si se cruza en tu camino perfecto, porque es una lectura rápida que no te robará mucho tiempo. :)

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .