Novelas, Reseñas

‘La segunda vida de Viola Wither’ de Stella Gibbons

Una de las categorías más curiosas del Reto de Librópatas 2019 es la de leer un libro escrito a tu edad. Encontrar un título que entrara en esta categoría me ha resultado algo complejo, pero a fuerza de ir buscando autores que me gustan para ver si escribieron algo decente con 36 años, me encontré con esta vieja amiga, Stella Gibbons, y La segunda vida de Viola Wither. Lo cierto es que no suelo fijarme en la edad en la que son escritas algunas obras, pero en esta ocasión, saberlo me ha permitido captar este pequeño guiño:

¿Es normal sentirse tan serena a los treinta y seis años?

FICHA TÉCNICA

Título original: Nightingale Wood
Autora: Stella Gibbons
Traducción: Laura Naranjo y Carmen Torres García
ISBN: 978-84-15578-02-4
Editorial: Impedimenta
Año de publicación original: 1938
Fecha de edición: Junio de 2013
Nº páginas: 464 páginas
Formato: Tapa blanda

Sinopsis: Viola Wither es una chica encantadora y no muy avispada que se casa con un hombre con posibles al que no ama realmente. Cuando su marido fallece, Viola se queda en la más absoluta miseria, por lo que no tendrá más remedio que vivir con su familia política en The Eagles, una casa en la que todo es tristeza y oscuridad. El señor Wither es un hombre tacaño y gris. La señora Wither la ignora desde el principio, y sus dos cuñadas, Tina y Madge, piensan demasiado en sí mismas como para ocuparse de ella. Por fortuna, siempre existirán las fiestas benéficas y la posibilidad de cruzarse en ellas con Victor Spring, el ídolo local, un hombre rico y algo superficial con el que todas las mujeres sueñan en silencio.

COMENTARIO

Aunque por el título parezca que la protagonista absoluta es la soñadora Viola Wither, en realidad la novela se centra en su entorno, como ya hizo la autora con La hija de Robert Poste. De hecho, me ha recordado bastante esta novela a su obra más famosa, pues en ambas acompañamos a una joven que se va a vivir con unos familiares con los que no tiene demasiado que ver. En el caso de Viola, llega al hogar de los Wither con una fría acogida. La familia de su marido, que falleció al poco de casarse, no le tenía demasiado cariño a su hijo/hermano, de manera que bastante poco les importará la llegada de su esposa, a la que consideran la culpable de truncar las posibilidades de la familia de conseguir un buen matrimonio por ser ella una simple dependienta.

Orsino y Viola, de Frederick Richard Pickersgill

El carácter cándido de Viola viene sin duda de su padre, al que recuerda con mucha nostalgia durante toda la novela, mucho más que a su difunto marido. El padre murió poco antes de que la joven se casara y era un entusiasta de las obras de Shakespeare, hasta el punto de ponerle el nombre de la protagonista de la comedia Noche de reyes. Por lo visto, donaba su dinero a favor de compañías de actores de teatro, y su socio lo engañaba para conseguir hacerse con su parte del negocio que regentaban juntos, así que Viola acaba sin demasiado dinero… Algo que no agradará al señor Wither cuando la acoge en su casa, ya que se trata de un agarrado de cuidado.

Siempre son de agradecer los comentarios ácidos de Stella Gibbons y su forma graciosa de describir a los diferentes miembros de la familia y sus preocupaciones, porque al fin y al cabo, en la primera parte de la novela, es en la narración donde encontramos cierta forma de satisfacción, más que en la acción en sí misma, ya que el aburrimiento es el estado habitual de la casa de los Wither, desprovista de toda belleza que pueda requerir un mantenimiento. Estamos en un entorno bastante monótono, para Viola y para el lector, hasta que llega el primer baile. A partir de entonces llega el color… Mucho color, de hecho.

Aquí Viola vuelve a tener una ilusión, una razón para soñar. Y nosotros, como lectores, presentimos la tragedia, pues el entorno del hombre del que se ha enamorado es todo lo contrario al de Viola y sabemos que aunque a Victor Spring le llame la atención la belleza y simplicidad de ella, ambos son como el agua y el aceite, y les auguramos poco tiempo… Sólo al final sabremos si la relación que se imagina Viola en su cabeza acabará ocurriendo de verdad.

En paralelo a la relación o no relación de Viola, tenemos una trama no menos importante y se trata del capricho de Tina, una de las hijas de los Wither, por su chófer Saxon. Tina es lo más parecido a una amiga que encontrará Viola en esa casa, pero tiene sus rarezas… Tanto ella como su hermana Madge siguen solteras a los treinta y muchos, y buscan desesperadas su lugar en la vida, o un objeto donde depositar su amor. Madge adopta un perro, y Tina fija su mirada en el chófer. Es muy divertido leer las excusas que se pone ella misma para admitir su atracción por el joven, al que ella saca unos 12 años, y aunque como en el caso de Viola se masca la tragedia, creo que es más divertido este personaje que el de su cuñada. Por su parte, la palabra que mejor define a Saxon es la de ambicioso, pues está esperando conseguir una buena tajada de la manera que sea para poder restregársela a sus vecinos, que lo consideran una bala perdida, a causa de la reputación de sus padres…

Como en el caso de La hija de Robert Poste, la gracia de la novela está en sus personajes secundarios. Tenemos al Ermitaño, un desagradable vecino que no dejará indiferente a nadie y que está liado con la madre de Saxon, ya viuda. Tenemos a Hetty, la prima de Victor, que está fascinada por la vida que se imagina que vive Viola en esa casa de los Wither, que parece el escenario perfecto para una tragedia oscura y gótica, y no soporta la opulencia de los Spring. Tenemos a Phyllis, la prometida de Victor, una joven que tiene muy claro lo que quiere y lo que no quiere en su vida, y que contrasta al máximo con la pobre Viola. Y tenemos al señor Spurrey, que dará mucho más que hablar en los últimos capítulos de lo que parecía en un principio.

Bajo toda esta superficialidad (relaciones, bailes, dinero, chismorreos…) hay también un mensaje importante en la novela, que aboga básicamente por la capacidad de cada uno de elegir su propio destino, sin tener en cuenta lo que desean sus padres, lo que se espera de su clase o lo que digan los vecinos. Por eso me pareció tan maravilloso el último capítulo que repasa el final de cada uno de sus personajes. También se pueden captar en la novela diferentes opiniones sobre su contexto histórico: la Guerra Civil Española, el auge del nazismo en Alemania… y aunque sea también aparentemente por motivos superfluos (la bancarrota de una empresa de regaliz español, el origen austriaco-alemán de una autora que lee Tina…), se consigue de esta manera ubicar la novela de forma muy consistente y darle seriedad pese a su tono cómico general.

Puede que mañana muramos, pero al menos bailaremos hoy con zapatos de plata.

VALORACIÓN · · · · · · · · · · 4/5 ★★

Ya os hablé de Stella Gibbons en mi comentario de Bassett, que también me gustó mucho. Me sigue asombrando su capacidad de llevar la acción de familia a familia, de personaje a personaje, sin que le sobre a la novela ninguna frase. Su estilo cómico y su fina ironía son aspectos que me recuerdan a Jane Austen, pero dejando a un lado la elegancia, ya que Stella Gibbons no duda en soltar los tacos que haga falta para demostrarnos cómo hablan ciertos personajes; aunque claro, son otros tiempos… En definitiva, me lo he pasado en grande con esta novela, y aunque la primera parte se me hiciera un poco larga, nunca he dejado de disfrutar de su forma de escribir. Lo siguiente que leeré de ella es Westwood, ambientada en la Segunda Guerra Mundial… y eso me infunde cierto respeto… Así que no sé qué esperar. Ya os contaré cuando le llegue el momento, de aquí a unos años seguramente, al ritmo que voy… ;)

Sonia López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.