Novelas, Reseñas

‘Las señoritas de escasos medios’ de Muriel Spark

Madre mía, no sé cuánto tiempo hacía que no encendía mi portátil… Miedo me dan las actualizaciones de Windows cuando lo apague… En fin, voy con cuatro reseñas de retraso y más me vale compartir con vosotros mis últimas lecturas antes de que se me olviden… Comenzaré por este libro que tengo que devolver mañana a la biblioteca: Las señoritas de escasos medios de Muriel Spark. Lo tomé prestado cuando fui a buscar El regreso del soldado, y me sorprendió verlo en el apartado de destacados. Como había leído buenas recomendaciones sobre esta novela que narra cómo vivían las jóvenes en Londres tras la Segunda Guerra Mundial, no me lo pensé demasiado.

Como ellas mismas sabían en mayor o menor grado, por aquel entonces había pocas personas más encantadoras, ingeniosas, conmovedoramente bellas y, en ciertos casos, salvajes, que las señoritas de escasos medios.

FICHA TÉCNICA

Título original: The Girls of Slender Means
Autora: Muriel Spark
Traducción: Gabriela Bustelo
ISBN: 978-84-15130-05-5
Editorial: Impedimenta
Año de publicación original: 1963
Fecha de edición: Enero 2011
Nº páginas: 178 páginas
Formato: Tapa blanda

Sinopsis: Ambientada en las ruinas de Londres durante la difícil primavera y el verano indigente de 1945, recién acabada la Segunda Guerra Mundial, Las señoritas de escasos medios (1963), considerada una de las mejores novelas de Muriel Spark, se ocupa del mundo deliciosamente despreocupado de unas chicas que viven en un club residencial para mujeres solteras, y que van pasando por varios estados de ligue.

COMENTARIO

May of Teck, reina consorte que dio nombre a la residencia donde se ambienta la novela

El principio me resultó demasiado caótico, he de confesar. Se mezclan tiempos sin previo aviso, y eso unido a mi falta de concentración reciente, no ayudó. No sé, no me esperaba nada tan “moderno” y cuando lo vi claro, ya era en la segunda relectura, porque antes no entendía nada. Resulta que la novela comienza con una descripción de la institución May of Teck en 1945, una residencia para jóvenes que se ven obligadas a trabajar en Londres lejos de sus familias, y se nos describe de forma generalizada cómo eran las chicas que allí vivían. De repente alguien llama por teléfono anunciando que Nicholas ha aparecido muerto en Haití… Y entre esas conversaciones telefónicas en las que se va extendiendo la noticia, hay escenas cotidianas en el May of Teck, y quien vemos que antes trabajaba en una editorial luego resulta que es columnista… En fin, como queda claro al final del primer capítulo (y posiblemente antes también si se está lo suficientemente atento, no como yo) esa llamada y las posteriores ocurren mucho después, y ese tal Nicholas es un joven poeta que se relacionó en mayor o menor medida con las diferentes chicas que residían allí.

Las cartillas de racionamiento, muy presentes en la novela

Este inicio caótico no tenía por qué condicionar la lectura, porque en Tea Rooms me ocurrió algo parecido y acabó siendo una lectura increíble, pero Las señoritas de escasos medios que aparecen en la novela empiezan sin llamarme demasiado la atención. Sí, está Jane con sus trapicheos en la editorial para la que trabaja, o Joanna dando clases de dicción, pero también están Dorothy, Anne, Pauline y, sobre todas ellas, Selina, compartiendo vestido para sus citas y escarceos amorosos, cuya frivolidad me resultaba indiferente al principio. Sí me sorprendió la descripción de las solteronas Collie, Greggie y Jarvie… Pero hasta que no avanza mucho mucho mucho la novela no comencé a sentir que las conocía y diferenciaba a todas.

Muriel Spark (1918-2006)

En realidad, gran parte del libro habla sobre Jane, su forma de admirar a Nicholas, cómo lo introdujo en el círculo del May of Teck y su trabajo en la editorial. De hecho, esta es una de las cosas que más me hizo disfrutar del libro: el mundillo literario por el que se movía Jane, que se dedica a escribir cartas a autores de mucho éxito para conseguir su firma… Hemingway, Maugham o du Maurier son sólo algunos de los mencionados… Y no sólo esto, pues Jane también intenta poner en relevancia a Nicholas como autor, ya que, consciente de que sus encantos físicos no son comparables con los de la mayoría de sus compañeras de residencia (la vemos muchas veces resistiendo la tentación de comer esa tableta de chocolate que tiene escondida en su habitación), intenta hacerse un hueco en el corazón de Nicholas con sus dotes intelectuales. Lástima que los hombres en general no buscaran eso en las mujeres, como sí podía suceder a la inversa, tal y como nos describe Muriel Spark.

La autora escocesa escribió esta y sus otras novelas en Italia, donde se mudó en 1954. Antes había trabajado en la Foreign Office del Reino Unido, en labores de contraespionaje bélico, desde 1944, siendo condecorada como dama comendadora de la Orden del Imperio Británico. Su obra más destacada es La plenitud de la señorita Brodie sobre una maestra que consigue que su grupo de alumnas sea el más avanzado de su escuela, hasta que la traición de una de ellas le hace perder el empleo. Tiene algo de base autobiográfica, pues se sitúa en el Edimburgo de su juventud y basó su protagonista en una de sus profesoras. Tiene una versión cinematográfica con Maggie Smith como la señorita Brodie que le valió a la actriz el Oscar en 1970. Supongo que no ha calado demasiado con el tiempo porque la profesora defiende la idea del fascismo…

VALORACIÓN · · · · · · · · · · 3/5 ★★★✰✰

Al final me ha resultado bastante interesante, aunque me había faltado poco para dejarlo abandonado unos capítulos antes. Me quedé con la sensación de que casi funciona mejor como relato que como novela. El tono mordaz del principio acaba siendo más compasivo a medida que se acercaba el final. Lo que me hizo seguir adelante con la lectura fueron las expectativas de las chicas en ese Londres pobre en el que preguntaban a sus ligues por esas cartillas de racionamiento y esos puntos que no habían usado en ropa… Y después de los últimos capítulos, sé que no podré olvidar a algunas de las inquilinas del May of Teck, sobre todo a Joanna, Jane, Pauline y Greggie; aunque por diferentes motivos, son las mujeres que recordaré siempre.

Sonia López

Anuncios

2 comentarios en “‘Las señoritas de escasos medios’ de Muriel Spark”

    1. Es que hasta el final, no pasa prácticamente nada… A mí al principio me decepcionó un montón, y al final me acabó gustando, pero no por lo que pensaba antes que me iba a gustar… Vamos, que ha sido una lectura muy rara. XD

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.