Novelas, Reseñas

‘Harry Potter y el prisionero de Azkaban’ de J.K. Rowling

Sigo con este repaso particular a la saga de Harry Potter y vamos ya por el tercer libro comentando (y el cuarto leyendo). He de decir que estas entradas las hago con material que comparto con mi grupillo de amigas con las que estoy leyendo estas novelas, y en esta ocasión creo que destacaba casi siempre el personaje de Lupin. ¿Podría considerarlo de momento mi favorito de la saga? Quizá es demasiado pronto para elegir uno… Hoy os comento Harry Potter y el prisionero de Azkaban, de J.K. Rowling, como siempre CON SPOILERS.

-¿Sabéis qué veo y oigo cada vez que se me acerca un dementor? -Ron y Hermione negaron con la cabeza, con temor-. Oigo a mi madre que grita e implora a Voldemort. Y si vosotros escucharais a vuestra madre gritando de ese modo, a punto de ser asesinada, no lo olvidaríais fácilmente.

FICHA TÉCNICA

Título original: Harry Potter and the Prisoner of Azkaban
Autora: J.K. Rowling
Traductores: Adolfo Muñoz García y Nieves Martín Azofra
ISBN: 84-7888-519-6
Editorial: Salamandra
Año de publicación original: 1999
Fecha de edición: Noviembre 2005
Nº páginas: 360 páginas
Formato: Tapa dura

Sinopsis: “Harry aguarda con impaciencia el inicio del tercer curso en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Tras haber cumplido los trece años, solo y lejos de sus amigos de Hogwarts, Harry se pelea con su bigotuda tía Marge, a la que convierte en globo, y debe huir en un autobús mágico. Mientras tanto, de la prisión de Azkaban se ha escapado un terrible villano, Sirius Black, un asesino en serie con poderes mágicos que fue cómplice de lord Voldemort y que parece dispuesto a eliminar a Harry del mapa.”

COMENTARIO

1. Las mascotas cobran protagonismo. No me di cuenta de la importancia que tenían en los libros anteriores, pero en éste me he dado cuenta de que cada una de las mascotas de los protagonistas tiene su propia personalidad. Para empezar, ya en el capítulo 1, me di cuenta del cariño que le había pillado yo misma a Errol, la vieja lechuza de los Weasley: “Tres lechuzas penetraron por la ventana, dos sosteniendo a otra que parecía inconsciente.” Me parto de risa cada vez que aparece, pero a la vez sé que me daría mucha pena si le pasara algo… Por otro lado, para el argumento, tanto la rata de Ron, Scabbers, como la gata de Hermione, Crookshanks, desempeñan un papel fundamental durante toda la novela: son la principal causa de enfrentamiento entre Hermione y Ron y al final sin ellos no hubiera surgido ese final tan interesante descubriendo que Scabbers es en realidad Pettigrew o Colagusano… De hecho, una de las frases del libro que más me han hecho reír es la reacción de Ron al descubrirlo en el capítulo 19: “¡Te dejé dormir en mi cama!”

2. La fragilidad de la amistad. Como decía en el punto anterior, en este libro Hermione se distancia de Ron y Harry, que siempre han sido más amigos entre ellos, y se va haciendo de forma gradual, pasando de piques graciosillos entre Ron y Hermione (como en el capítulo 7 “-¿En qué se habría convertido el boggart? -le preguntó Ron, burlándose-, ¿en un trabajo de clase en el que sólo te pusieran un nueve?”) a situaciones más graves para estallar en el capítulo 12 (“Hermione, que seguía convencida de que había hecho lo que debía, comenzó a evitar la sala común. Harry y Ron supusieron que se había refugiado en la biblioteca y no intentaron persuadirla de que saliera de allí.”). En este momento en particular me dio mucha pena Hermione, porque se quedó esas vacaciones de Navidad para acompañar a Harry y finalmente quien las pasa sola es ella. Luego llegará la bronca de Hagrid a los chicos por tratarla como la tratan en este libro, pero no será hasta el capítulo 15 en el que llegue la emotiva reconciliación: “Hermione le echó los brazos al cuello y rompió a llorar.” He de confesar que no me esperaba esa efusividad de Hermione hacia Ron, pero supongo que el ofrecimiento de ayuda de Ron le llega cuando ya está al límite de todo…

3. La autoexigencia de Hermione. No sé si tendrá que ver con el hecho de que Malfoy la menosprecie por ser de familia muggle, pero en este libro la vemos que intenta abarcar más de lo que puede. En el capítulo 4 Ron pone el dedo en la llaga: “”-¿Para qué quieres hacer estudios Muggles? -preguntó Ron volviéndose a Harry y poniendo los ojos en blanco-. ¡Tú eres de sangre muggle! ¡Tus padres son muggles! ¡Ya lo sabes todo sobre los muggles!” En general, como decía, me ha dado mucha pena Hermione en este libro, porque recibía por todas partes (exceso de asignaturas, sus consejos son desoídos por parte de Harry y Ron; ella no tiene la culpa de que su gata quiera atrapar a la rata de Ron, que luego se ve que era algo más que merecido; intenta ayudar a Hagrid en su caso por el incidente del hipogrifo y no sirve de nada…). En fin, ella misma es la primera que se exige demasiado a sí misma, pero por si eso fuera poco, encima recibe broncas injustas de parte de Snape: “-Es la segunda vez que habla sin que le corresponda, señorita Granger -dijo Snape con frialdad-. Cinco puntos menos para Gryffindor por ser una sabelotodo insufrible.” Si siempre la está ignorando, ¿cuándo se supone que debe hablar…? Me parece tan injusta esta escena…

4. Hasta aquí hemos llegado. Enlazando con el punto anterior, me han gustado los momentos en los que los personajes por fin muestran su límite: Harry con los Dursley en el capítulo 2 con su mítico “-Me voy – añadió-. Ya he tenido bastante.”, o la propia Hermione abandonando la clase de adivinación de la señora Trelawney o plantando cara al tontolaba de Draco Malfoy.

5. Malfoy es un moñas. En este libro no tiene demasiado protagonismo fuera de los partidos de quidditch, y apariciones varias tocando la moral de los protagonistas, pero su existencia desemboca en la triste acusación al hipogrifo Buckbeak de haberlo atacado. La verdad es que su aportación en este sentido no podía ser más penosa en el capítulo 6: “-¡Me muero! -gritó Malfoy, mientras cundía el pánico-. ¡Me muero, mirad! ¡Me ha matado!” Sin comentarios… ¬¬

6. Lupin, un profe que me encanta. Me gusta la presentación del profesor Lupin en el capítulo 5, cuando duerme en el camarote de Harry y lo ayuda a superar el momento contra los dementores. De hecho, la enfermera de Hogwarts, la señora Pomfrey, puso en palabras lo que estaba pensando yo en ese momento: “¡Así que por fin tenemos un profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras que conoce los remedios!” (es gracioso porque la propia Rowling ya presenta la asignatura como gafada). Y si encima Lupin defiende a Harry de los comentarios absurdos de Malfoy, mejor que mejor. Durante todo el libro se mantiene enigmático, aunque es previsible que se trata de un hombre lobo (la imagen de los boggart, la clase que se saca de la manga Snape…) pero no deja de caerme bien en ningún momento. Incluso cuando tiene que reñir a Harry, lo hace sin perder la compostura pero sin resultar desagradable: “Tus padres dieron su vida para que tú siguieras vivo, Harry. Y tú les correspondes muy mal… cambiando su sacrificio por una bolsa de artículos de broma.” (doloroso, sí, pero didáctico también).

7. Los dementores. No conocía (o no recordaba, es algo que he borrado de las pelis) lo que eran los dementores. En el capítulo 10 los definen muy bien: “Los dementores están entre las criaturas más nauseabundas del mundo. Infestan los lugares más oscuros y más sucios. Disfrutan con la desesperación y la destrucción ajenas, se llevan la paz, la esperanza y la alegría de cuanto les rodea. Incluso los muggles perciben su presencia, aunque no pueden verlos. Si alguien se acerca mucho a un dementor, éste le quitará hasta el último sentimiento positivo y hasta el último recuerdo dichoso.” No sé por qué, pero me ha gustado que se recordara a los muggles en este momento y me parece una forma original (y mágica) de explicar esa tristeza que a veces sentimos sin ningún motivo… Será que un dementor anda cerca. :)

8. Un final que engancha. Para acabar no puedo dejar de reconocer que lo que más me ha gustado del libro son sus capítulos finales. Desde ese final de capítulo 18 en el que aparece Snape de la nada (literalmente, sale de una capa invisible apuntando a Lupin con la varita, que dices ¿por qué no apuntas a Sirius que es el fugitivo peligroso, sino que apuntas a tu compañero al que has estado todo el curso ayudando a mantener el control de sus poderes? En fin…), hasta la aparición estelar de Dumbledore al final reconociendo el escaso mérito de la señora Trelawney: “Esto eleva a dos el total de sus profecías auténticas. Tendría que subirle el sueldo.” Son unas páginas que vuelan, de las que destaco la ilusión de Harry cuando Sirius le propone vivir con él en el capítulo 20 (“¿Cuándo me puedo mudar?“) al desengaño cuando no consiguen convencer a nadie de que en realidad es inocente. Lo único que me resulta un poco tedioso de ese final es la vuelta atrás en el tiempo del capítulo 21, ya que se cae en un bucle temporal de los que no me gustan, pero bueno, es perdonable.

VALORACIÓN · · · · · · · · · · 4/5 ★★★★✰

Sigo llevándome una buena impresión de estos libros. De éste, me ha gustado sobre todo la forma de J.K. Rowling de plantear misterios que se van resolviendo después, cada uno en su momento, sin dejarse nada en el tintero: las cosas raras que hace Hermione, el mal humor de su gata, la fuga de Sirius, el secreto de Lupin, el pasado de Snape y el padre de Harry, el perro que se le aparece a Harry, las predicciones de Trelawney, el caso de Hagrid, la escoba misteriosa que recibe Harry, los patronus, los dementores… De todas estas tramas, quizá las que más me han gustado han sido ese intento de Hermione de abarcar más de lo posible, y las historias de los amigos del padre de Harry Potter, que vaya grupo forman… Y hasta aquí mis comentarios bien resumidos sobre este libro. ¡Ahora a por el Cáliz de Fuego!

Sonia López

Anuncios

6 comentarios en “‘Harry Potter y el prisionero de Azkaban’ de J.K. Rowling”

  1. ¡No me puedo creer que no hubiera leído esta entrada todavía!
    Prisoner es un libro que la primera vez que lo leí me tenía ni fú ni fá hasta el momento en el que Snape aparece de debajo de la capa de invisibilidad, que dices, es un Drama King!
    Me gusta mucho leer tus comentarios y sensaciones, como alguien que no sabe cómo termina la saga. Ojalá pudiera olvidar lo que pasa en la historia y leer los libros por primera vez 🙂

    Me gusta

    1. Uf, es complicado. El otro día en un episodio de Big Bang Theory me tragué 2 o 3 spoilers de los gordos… >_< La cuestión es que ese capítulo ya lo había visto, pero claro, tampoco le di la importancia que tenía por aquel entonces… Ahora no me lo quito de la cabeza. XD De momento 'El prisionero de Azkaban' es de los que más he disfrutado, pero seguiremos hasta el final antes de hacer balance, jeje…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.