Novelas, Reseñas

‘La chica que leía en el metro’ de Christine Féret-Fleury

El pasado mes de agosto me empeciné en leer dos libros que me estaban costando la vida: uno por su longitud (Lo que el viento se llevó) y otro por repetitivo (Ilíada), pero por suerte, de vez en cuando se cruzan en mi camino otras lecturas más ligeras y rápidas que me permiten actualizar el Goodreads. Este ha sido el caso de La chica que leía en el metro, de Christine Féret-Fleury: una historia sencilla sobre el amor a los libros y la fe en la humanidad.

Hablaba de los libros como si fueran seres vivos: viejos amigos, a veces temibles adversarios, algunos en el papel de adolescentes provocadores y otros en el de viejas damas haciendo punto de cruz junto a la chimenea.

FICHA TÉCNICA

chica_leia_metroTítulo original: La fille qui lisait dans le métro
Autora: Christine Féret-Fleury
Ilustraciones: Nuria Díaz
Traducción: Noemí Sobregués
ISBN: 978-84-663-4258-2
Editorial: Debolsillo
Año de publicación original: 2017
Fecha de edición: enero 2018
Nº páginas: 270 páginas
Formato: Tapa dura

Sinopsis: Juliette toma el metro todos los días a la misma hora. Y lo que más disfruta del trayecto es observar a aquellos que leen a su alrededor. La vieja dama, el bibliófilo de rarezas, el estudiante de matemáticas, la joven muchacha que llora en la página 247. Juliette los mira con curiosidad y ternura, como si sus lecturas, sus pasiones, la diversidad de sus vidas pudiesen dar color a la suya, monótona y previsible. Sin embargo, un día decide bajar dos estaciones antes de lo habitual, tomar un nuevo camino para ir a trabajar, sin saber que su vida estará a un solo paso de cambiar para siempre.

COMENTARIO

Para ser de estas novelas sencillotas que se venden solas simplemente apelando al amor de los lectores por los libros, he encontrado bastantes cosas que me han gustado en La chica que leía en el metro. Para empezar, en esta clase de libros se suelen mencionar los clásicos de siempre, las autoras y autores de siempre… Este caso no es una excepción, pero también he visto mucha literatura contemporánea citada, y eso me ha gustado. Además, los títulos de los que habla son lo bastante significativos sin llegar a ser tópicos. Por ejemplo, la primera novela citada que cobra bastante protagonismo en la historia es Rebeca de Daphne du Maurier, y hay mucha mención a historias protagonizadas por mujeres, desde Emma Bovary a Lisbeth Salander.

Otro punto a favor de la novela es la normalidad de la protagonista. Juliette no es ni demasiado lista ni demasiado tonta. No es la típica protagonista pasiva, pero tampoco tiene un carácter arrollador. Le gusta leer, pero nunca la veremos actuar como una creída intelectual. Ha tenido historias amorosas, pero no se recreará en ellas ni buscará el nuevo amor de forma desesperada. Es una chica absolutamente normal.

Asistimos a su vida monótona durante escasas páginas, ya que en determinado momento se encuentra con su misión en la vida: repartir libros por el mundo. Esta especie de trabajo le llega de la mano de Solimán, un hombre que vive con su hija y rodeado de libros organizando la mejor manera de llevar cada libro a su persona adecuada gracias a sus “pasantes”. Más que las historias de las personas que leen en el metro, la novela va de cómo llegan a ellos esos libros y la relación de Juliette con esta familia que acabará sintiendo como propia.

Y aquí me encuentro quizá con lo que menos me ha convencido de la novela. La relación de Juliette con Solimán y su hija Zaida me resultó algo forzada… Entendedme, no se trata de la típica historia en la que la protagonista entra en una familia cumpliendo el rol de madrastra, no hay ningún vínculo romántico entre jefe y empleada, pero la forma en la que entra en ese círculo rompe para mí la naturalidad con la que iba surgiendo la historia central de la novela. Por otro lado, el desenlace, en el que únicamente parece que se cierre la trama de Juliette, cuyo cambio principal podría resumirse en una línea, me dejó algo decepcionada.

Christine Féret-Fleury (1961) estudió letras y se dedicó a la investigación en la universidad antes de iniciar su carrera como escritora en Éditions Gallimard. Ha publicado más de veinte obras, para jóvenes y para adultos, entre las cuales destaca La chica que leía en el metro, cuyos derechos se han vendido a más de una quincena de países y que la ha consagrado como escritora a nivel internacional. Cada capítulo viene acompañado de una ilustración de Nuria Díaz que reflejan a la perfección la candidez y la melancolía que desprende esta lectura, y los colores de la edición me encantan.

VALORACIÓN · · · · · · · · · · 3/5 ★★★✰✰

Creo que está claro lo que llamó mi atención de este libro cuando lo compré: desprende amor por la literatura… Y aunque no ha sido un fraude, como en otras ocasiones (ejem…), tampoco ha sido una obra maestra, no os voy a engañar… Habiendo pasado el tiempo, me quedo con pequeñas anécdotas: cómo utilizar un libro para vender un piso, la historia de la pasante a la que sustituye Juliette, los cambios que ofrecen los libros a sus nuevos dueños, los recuerdos de la protagonista sobre su familia… Pero tampoco olvido aquellos capítulos más bien tristes que empañan el buen rollo inicial. Es de esas lecturas agridulces que pueden apetecer de vez en cuando, pero que a veces llegan en momentos poco adecuados. Por eso, os aviso: no esperéis una historia de arcoíris y unicornios… en este libro cabe de todo.

Sonia López

Viajar leyendo autoras: En La chica que leía en el metro he paseado por las calles de París con Juliette, pero sobre todo me ha gustado que se mencione precisamente el hecho de viajar a través de los libros…

Anuncios

10 comentarios en “‘La chica que leía en el metro’ de Christine Féret-Fleury”

  1. ¡Hola! He leído pocos libros sobre libros (valga la redundancia), porque generalmente sus premisas y temáticas me parecen fanservice para lectores lo que se refuerza por las opiniones generalmente negativas que los lectores experimentados suelen hacer de esta clase de libros. Aún así estaba pensando salir de mi zona de confort y darle una oportunidad a algunos títulos como La librería de Penelope Fitzgerald, creo que voy a sumar este titulo a esa lista. ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.