Novelas, Reseñas

‘La inquilina de Wildfell Hall’ de Anne Brontë

Las expectativas eran muy altas: La inquilina de Wildfell Hall de Anne Brontë tenía que superar Cumbres borrascosas y Jane Eyre, ahí es nada. Sin embargo, sólo mis ansias por conocer esta novela, que últimamente se está reivindicando tanto, no me han servido para disfrutarla todo lo que me hubiera gustado. Creo que en los casos de sus hermanas, al ser las primeras, el factor sorpresa jugó a su favor, y en este caso, al tener tantas ganas de sentir algo parecido, me he ido desinflando un poco con cada página… Intentaré guiaros por cómo he vivido esta lectura sin desvelar demasiado de la trama. Por cierto, como ya he ido anunciando varias veces, se trata de una lectura conjunta con unas amigas y El baúl de Edenia, que próximamente publicará también su reseña (si no lo ha hecho ya).

Helen, quiero advertirte de estas cosas y exhortarte a que seas sensata y prudente desde el mismo comienzo de tu carrera, y a que no permitas que tu corazón lo robe la primera persona atolondrada o sin principios que lo ambicione.

la-inquilina-de-wildfell-hallLa novela comienza con Gilbert Markham explicándole a su cuñado por carta un episodio de su pasado. Se remonta a 20 años antes, cuando llegó a una casa vecina una mujer con un hijo que, si bien al principio la observaba con desconfianza, por la forma que tenía tan protectora de criar a su hijo, acaba cautivándolo por su sentido común y su sencilla forma de vida. Esta primera parte no es para mí la mejor para entrar en la novela. Markham se presenta a sí mismo como un joven caprichoso e inmaduro, que tan pronto bebe los vientos por la señorita Millward como empieza a obsesionarse con Helen, la nueva inquilina de Wildfell Hall, sin conocer nada de su pasado.

En este punto Markham ya me caía tan mal como el Philip de Mi prima Rachel, una novela posterior que me ha recordado en muchos puntos a La inquilina de Wildfell Hall… La confianza ciega de Markham a la desconocida pese a los rumores de su entorno y el carácter arisco de ella me hizo tenerles manía. Con Cumbres borrascosas me ocurrió algo parecido durante un momento, pero en ese caso sí llegué a involucrarme de alguna manera en su loca historia. En esta novela, aluciné sobre todo con los prontos de Markham. Sobre todo, después de haberlo leído hasta el final: me parece muy injusto que la paliza que se sortea durante la novela la acabe recibiendo quien menos la merece, y para colmo, presenciar en la parte final la peor disculpa del mundo.

inquilina_ilust
Ilustración de Kitty-Grimm

A partir del capítulo XVI, comienza lo que para mí es la “chicha” de la novela, el diario personal de Helen donde relata sus vivencias de los últimos seis o siete años, antes de conocer a Markham. La verdad es que sólo por perder de vista a este personaje durante unas páginas, ya me valía la pena, pero es que además el ritmo cambia considerablemente: la voz narradora se vuelve mucho más natural y averiguamos cómo y por qué Helen es así. En particular, a través de sus escritos comprenderemos cómo fue su matrimonio con el padre de Arthur y los vicios de este señor. La educación severa de esta madre sobreprotectora tiene un por qué y todo lo que en principio parece raro, se explica. Es muy coherente y a mí eso me hace darle más puntos. Hasta esta segunda parte, la página 158 de mi edición, la lectura se me hacía bastante lenta, no tenía demasiado interés en continuar la novela; pero en cuanto Helen toma la palabra, todo eso cambió y me hizo devorar su parte en unas pocas sentadas.

bbc-miniseries-cover
Miniserie de 1996 (no me llama nada, la verdad…)

En este diario se recogen pensamientos y experiencias que no siempre fueron bien recibidas por la crítica. El hecho de que una mujer se queje de la mala vida de su marido, por muy crápula que fuera, no estaba bien visto por aquel entonces, y menos en lo que ya se llamaba “literatura femenina” o “literatura para mujeres”, no fuera a ser que se escandalizaran (o que las mujeres se hicieran conscientes de que no hay por qué admitir según qué cosas, ni fuera ni dentro del matrimonio).

Quizá por eso, Anne Brontë quiso compensar lo mal visto que estaba airear los asuntos del hogar, con la rectitud extrema del personaje de Helen. Nuestra protagonista es poco menos que una mártir o una santa, y este aspecto me ha hecho soltar algún “meh” durante la lectura. El problema que tengo con Helen es que se prodiga hablando de su virtud continuamente, y parece que actúa siempre de acuerdo a un código, marcado por las sagradas escrituras, y no porque tenga buen corazón. En Jane Eyre, la religión también está muy presente, pero la recuerdo como algo cultural, como conocimiento general, y me encantaba cómo la protagonista diferenciaba lo que de verdad está bien de lo que dice la religión que está bien. En cambio, en La inquilina de Wildfell Hall pocas veces se pone en duda la interpretación oficial sobre la palabra de Dios, y cuando se hace, parece que acaba saliendo el tiro por la culata…

inquilina_insidecoverVolviendo al diario, he de decir que aunque hay bastante sufrimiento en él y me dieron ganas varias veces de matar a algunos personajes, literalmente, disfruté bastante con su lectura, y sobre todo con el punto de vista de la protagonista femenina: no sólo hablaba de eso tan típico de la mujer del siglo XIX, cuya “carrera” era conseguir esposo, sino que también hay espacio para hablar de la emancipación de la mujer. Por eso, cuando acaba y volvemos a la línea temporal de Markham, me daba tantísima pereza que incluso llegué a dejarlo en pausa a poquísimas páginas del final, sin esa sensación que a veces me acompaña de querer aprovechar cualquier rato libre para finiquitarlo. Diría, de hecho, que lo mejor de esta parte son las cartas de Helen, pero la Helen que habla por carta no es la misma que la Helen que habla para sí misma, así que la fuerza de la segunda parte se diluye un poco hacia el final.

Pensándolo bien, creo que lo que más me ha gustado de todo el libro ha sido la introducción que hizo Anne Brontë a la segunda edición de la novela y que me enamoró al principio, con frases como ésta:

Todas las novelas se escriben, o deben ser escritas, para que las lean hombres y mujeres, y no puedo concebir que un hombre se permita escribir algo que sea realmente vergonzoso para una mujer, o que una mujer sea censurada por escribir algo que sea conveniente y adecuado para un hombre.

Anne_Bronte
Anne Brontë (1820-1849), retrato de Charlotte Brontë

¿No es maravilloso? Con esta lectura me he dado cuenta de lo bien que me caería Anne, aunque sus personajes no lo hayan hecho, en esta novela al menos. La menor de las hermanas Brontë trabajaba como institutriz y se basó en parte de esa experiencia para elaborar la que sería su primera novela Agnes Grey, en 1846. Dos años después se publicaría La inquilina de Wildfell Hall, poco antes de morir ella en mayo de 1849, a los 29 años, a la misma edad y por la misma enfermedad que su hermana Emily: la tuberculosis. Esta enfermedad la contrajo también su hermano Branwell, un pieza en el que por lo visto se basó Emily para su Heathcliff y que podría ser quien ayudara a Anne a documentarse sobre el alcoholismo (ejem…). He de decir que tampoco conozco en mucha profundidad la vida de las hermanas Brontë, pero me gustaría leer algunas de sus biografías más adelante, una vez haya leído su obra.

Este año puede ser perfecto para hacerlo, entre otros motivos porque es el bicentenario del nacimiento de Emily Brontë y el booktuber Mikey F. ha organizado el #BrontëChallenge, que consiste en leer un libro de las hermanas cada mes. Yo no participaré activamente, pero sí me gustaría leer las obras que me faltan entre libro pendiente y libro pendiente… Aunque al ritmo que voy, no lo veo muy factible tampoco, jeje…

VALORACIÓN · · · · · · · · · · 3/5 ★★★✰✰

No quisiera rebajar de alguna manera el mérito y la admiración que siento hacia Anne Brontë, pero tampoco voy a deciros que La inquilina de Wildfell Hall se trata de una de mis nuevas lecturas favoritas, porque no lo ha sido. Entre el ritmo parsimonioso de la primera parte y la malísima impresión que me llevé de Markham, creo que la novela no me entró bien ya desde el principio. Quizá sería un poco fuerte para sus admiradores decir que al libro le sobran bastantes páginas, pero para mí realmente la historia de Markham y sus vecinas no me han convencido para nada. Podría haber disfrutado de ello, porque al fin y al cabo es un retrato de la sociedad de la época, una denuncia de la hipocresía, del daño que se puede hacer al hablar de los demás sin conocer sus circunstancias, pero no me lo he creído… Sin duda, me quedo con la parte del diario de Helen y me atrevo a pensar que el envoltorio no es sólo que me haya sobrado, es que me ha cambiado el gusto de la novela que hubiera sido si se hubiera centrado en la voz de Helen.

Sonia López

Bonus track:

Para no acabar con este tono algo amargo, comparto con vosotros la reseña de Elisabeth Gea en su podcast Cuentitis Aguda, cuyo entusiasmo compensará sin duda mi “es buena, pero…”, aunque no es apta para aquellos que no hayan leído la novela y no quieran spoilers, aviso. ;)

Anuncios

8 comentarios en “‘La inquilina de Wildfell Hall’ de Anne Brontë”

  1. ¡Hola Sonia! Me ha encantado la reseña :) Explicas muchas cosas pero sin hacer ningún spoiler de la novela. Yo no sabía como conseguirlo pero creo que al final no me ha quedado tan mal xD
    Yo no le cogí manía a Markham pero sí que es verdad que al final de la primera parte se me hizo bastante pesado. Otra cosa que no me ha gustado es la familia que tiene. No me cuadran que personajes tan dispares pertenecieran a la misma familia, pero sobre todo que la hermana de Markham no tuviera más protagonismo y una voz más crítica con respecto a las otras vecinas cotillas…
    Respecto a Helen: no he querido hablar mucho de ella en mi reseña pero coincido contigo en lo que comentas sobre su religiosidad. Parece que acata lo que dice la Biblia porque es la palabra de Dios (por decirlo de alguna manera) pero realmente no hace ninguna reflexión sobre ello como sí hace Jane en Jane Eyre :S Y por supuesto, las partes en las que le da segundas oportunidades al marido me han puesto enferma, pero bueno, imagino que era el sentido del deber de las mujeres de esa época y ya está, nosotras no le podemos dar más vueltas jeje
    Me ha gustado mucho leer tu opinión y hacer esta lectura juntas. A ver si este año más adelante nos atrevemos con algún otro libro que las dos tengamos pendientes. Un beso!

    Me gusta

    1. *ESTE COMENTARIO CONTIENE SPOILERS*
      Madre mía, cuánto retraso llevo con los comentarios… ^^ ¡Muchas gracias, Alba! A mí tu reseña me gustó mucho también, porque tocas todos los temas más importantes y tampoco se desvela nada.
      La familia de Markham me sorprendió como a ti. Al dirigirse al marido de su hermana por carta, yo también pensé que ella tendría más protagonismo y más “criterio propio”, no sé cómo explicarlo… Pero al final acaba saliendo lo mismo que una vecina cualquiera del pueblo, me resultó curioso.
      Lo de las segundas oportunidades de Helen, a mí me desesperaba… Es que veía a su criada Rachel con más cabeza que ella, no sé. Y no lo comenté por no soltar spoilers, pero aprovecho ahora para decir que me quedé flipando con la forma en la que Helen hace que su hijo de ¿cuatro, cinco años? aborrezca el alcohol: ¡lo envenena! Es que me parece tan fuerte, no sé… Hasta entonces me parece bien todo lo que hace con el niño, pero eso ya fue demasiado… Y no comprendo muy bien por qué rechaza al hermano de su amiga y no a Markham… No sé si es que Markham por carta no se vende bien y en realidad es un encanto de persona o simplemente es el que aparece en el momento adecuado… Así que por un lado me gusta Helen y la veo como un personaje fuerte pero por otro lado, creo que hubiera sido mejor que acabara soltera. Mucho mejor, en realidad… XD
      ¡Ha sido una lectura muy interesante! Espero repetir más adelante con alguna que nos guste más. ;) ¡Un beso!

      Me gusta

      1. ajajaja Sisi totalmente de acuerdo en lo de la hermana. Y lo del alcohol y el niño…pues mira serían sistemas de aquella época xD eso no es lo que más me ha sorprendido de todo, lo de las segundas oportunidades me pareció mucho peor. Lo de Rachel es muy bueno porque pasa de ser una figura prácticamente invisible en la primera parte a una especie de sabia en la segunda jajaja Lo del hermano de la amiga yo tampoco lo entendí, ni porque a veces le metía aquellos zascas…En definitiva creo que en este libro se ven muchos comportamientos/reacciones propios de esa época relacionados con el “decoro” y con lo que ellos entendían como “deber” a los que nosotros no estamos acostumbrados y creo que por eso no los entendemos. En fin, voy a leerme el resto de los comentarios que tienes, a ver que opina el resto! Un beso :)

        Me gusta

  2. ¡Bieeeeen por la reseña! Ya le tenía ganas :)

    Como ya sabes, esta obra me marcó muchísimo (aunque voy a tener que reescuchar mi reseña, porque ya me he olvidado de lo que dije xD). Imagínate si me ha marcado, que hasta he leído papers sobre la obra y sus implicaciones políticas, jeje

    A mi, personalmente, estas novelas “enmarcadas” no me apasionan demasiado. Me pasó lo mismo con Wuthering Heights, que el que representa que es el narrador (ni me acuerdo del nombre) sobra y no añade nada a la historia. Simplemente es un accesorio. Y me da que Markham también es un poco así. Yo me quedo sobretodo con la parte del diario, igual que tú, y sólo con la parte del diario hubiera tenido más fuerza… aunque la intención de Anne me da que es moralizadora y educadora, tal como dice en la introducción de la segunda edición (creo que es la segunda), de que si con la obra ha conseguido que ni siquiera una mujer haya evitado el destino de Helen, su trabajo va a estar hecho. Entonces, si lo miro por este lado, consigue hacer un buen retrato de diferentes perfiles de hombres, que no son para nada halagadores.

    Lo de volver a cuidar a su marido… visto desde la óptica de ahora, claro que pienso: ¡anda que yo iba a volver a mi maltratador y cuidarlo! Aunque, claro, era el SXIX… y, de hecho, conozco a mujeres que conviven con su marido con el que ni siquiera se hablan y le lavan la ropa, le preparan la comida y llevan la casa… así que, aunque a mi personalmente me parece algo que yo no sería capaz de hacer… creo que es algo que, por desgracia, pasa más a menudo de lo que nos podamos imaginar.

    Pero de todas formas, a pesar de todas las faltas del libro, de que quizás no sea una obra igual que Jane Eyre (aunque, de momento, es la única que me ha gustado de Charlotte…), Anne sigue siendo mi favorita de las Brontë :)

    ¡Ah! Y gracias por la mención :) El link ahora no se abrirá porque al final me he lanzado a un servidor de pago… así que tengo que migrar los episodios. Te paso el link actualizado en cuanto lo tenga ;)

    Quizás ya conoces este cómic, pero lo comparto contigo porque me hace reír cada vez que lo veo: https://goo.gl/images/yrE2WU

    Me gusta

    1. ¡Hola Eli! ;D
      Tu reseña me encantó, pero la novela me dejó un poco igual, ¡y tenía muchas ganas de que me gustara! Pero yo creo que tuve el problema con Markham… Lo que comentas de las lecturas “enmarcadas” me pasa a mí también. Con ‘Cumbres borrascosas’ me pasó algo parecido, pues tuve que comenzarla varias veces hasta comprender que esa parte en la que tanto me estaba costando avanzar no era la importante…
      No suelo leer las introducciones antes de las novelas porque muchas veces me trago algún spoiler, pero en esta ocasión la comencé y me hipnotizó la Anne sin máscaras y me gustó tanto lo que decía y lo que comentas de que si con la obra consigue ayudar a una sola mujer ya se da por satisfecha… Es que es muy emocionante que el mensaje perdure tanto tiempo después. Por eso creo que aunque la novela no me haya entusiasmado, sí me he enamorado de su autora. Tengo que leer más a Charlotte para compararla también, aunque no me gusta tener que hacer un ranking de las hermanas Brontë, la verdad, cada una tiene lo suyo, como se puede ver en la viñeta que has puesto, jeje…
      ¡Link actualizado! :D

      Me gusta

  3. ¡Hola!

    Aún no he leído a ninguna de las hermanas Brontë y no tengo muy claro el porqué. Pero lo que sí tengo claro es que de este año no puede pasar, este año pretendo leerme esta novela, ‘La inquilina de Wildfell Hall’. He leído tu entrada muy por encima porque prefiero saber lo mínimo antes de leer la novela. En cuanto la lea volveré, vendré a leer tu entrada al completo y a ver si coincidimos. En principio espero disfrutar mucho de esta lectura y que me apetezca seguir ahondando en las obras de las tres hermanas.

    Un abrazo

    Me gusta

    1. ¡Hola Isa! Espero que te guste, la verdad es que la inmensa mayoría de reseñas que hay de esta novela son muy positivas, pero a mí (no sé si por el protagonista masculino que me cayó mal, o si por tener tan reciente ‘Mi prima Rachel’) no me acabó de entusiasmar… Eso sí, el mérito de Anne de meterse en ciertos berenjenales en pleno siglo XIX no se lo quita nadie. ;) ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.