Misterio, Novelas

‘Las tumbas del mañana’ de Anne Perry

Entrada enmarcada dentro del proyecto “Adopta una autora”.

Aquí estamos de nuevo con un libro de Anne Perry para la iniciativa Adopta una autora. Como para este proyecto quiero reseñar novelas de diferentes series de esta prolífica escritora, he dejado de momento las investigaciones del inspector Pitt para adentrarme en una historia de intriga ambientada en los albores de la Primera Guerra Mundial. Quienes me conocen saben que los contextos bélicos no son lo mío a la hora de elegir lecturas, pero por suerte para mí, en Las tumbas del mañana el conflicto sólo aparece en su vertiente más política.

-Eres igual que papá, vas por la vida dando por sentado que los demás son tan sinceros y honestos como tú. Crees que lo moral y caritativo es pensar bien del prójimo. Y así es. ¡Pero también es una maldita estupidez!

FICHA TÉCNICA

Las tumbas del mañana
Anne Perry
Trad. Borja Folch
Barcelona: Ediciones B, 2009.
Col. Zeta Bolsillo, 79.
Formato: Tapa blanda.
494 páginas.
ISBN: 978-84-9872-265-9.

Sinopsis: Semanas previas al estallido de la Primera Guerra Mundial, Joseph Reavley recibe la noticia de la muerte de sus padres en un fatídico accidente de coche. Su hermano Matthew sospecha de las circunstancias del siniestro, puesto que el día anterior su padre lo llamó para revelarle que estaba en posesión de un documento que podía cambiar la historia de Inglaterra para siempre. Joseph desde su cátedra de Cambridge y Matthew desde su puesto en el Servicio Secreto de Inteligencia británico, intentarán averiguar qué hay de cierto en las sospechas de su padre.

COMENTARIO

Ilustración del atentado contra el archiduque Francisco Fernando y su esposa, Sofía Chotek

Este primer título de la serie de la Primera Guerra Mundial de Anne Perry es muy similar a cualquier caso de la serie de Pitt. Lo que distingue a Las tumbas del mañana por encima de todo es su contexto. Los hermanos Reavley acaban de perder a sus padres en un accidente, el mismo día del asesinato del archiduque de Austria en Sarajevo, que daría lugar en las semanas posteriores al temido conflicto internacional.

La forma en la que la autora refleja los diferentes ambientes de Gran Bretaña en esos momentos me han parecido muy realistas. Todas las posturas y opiniones que nos transmite de sus personajes son creíbles y coherentes, e incluso se podrían trasladar a la actualidad. Los estudiantes universitarios, las amistades de los padres, las hermanas de los protagonistas, personalidades de las altas esferas… cada uno ofrece su punto de vista respecto a la inminente guerra, y a través de ellos Anne Perry nos ofrece argumentos a favor y en contra, nos plantea dilemas sobre si el fin justifica los medios, abre debate sobre la responsabilidad de un gobernante sobre su pueblo y nos sumerge en esa tensión que se vivía en toda Europa, pero también en el Reino Unido, donde tenían que hacer frente a otros asuntos inciertos como el proceso de independencia de Irlanda (he tenido un poco de déjà vu con las noticias recientes…), la sombra extensa de las guerras de los Bóeres en Sudáfrica o las manifestaciones de las sufragistas por el voto femenino.

Rev. Joseph Reavley (1853-1945), padre del “Joseph Reavley” en el que se inspira la novela

Gran parte de esta información histórica la conocemos gracias a la privilegiada posición de Matthew Reavley en el Servicio de Inteligencia, que le permitirá investigar de primera mano cuál podría ser el documento que encontró su padre, tan importante como para llamarlo a él, ya que despreciaba su profesión. Las sospechas de Matthew abrirán camino a una trama de espionaje o thriller, aunque la herramienta para extraer la información, como en los casos de asesinatos de Pitt, será la entrevista con diferentes personalidades.

A Joseph lo encontramos en una situación más delicada. Es un capellán que ya lleva un drama a cuestas, y a los pocos días de la muerte de sus padres se ve envuelto en otro suceso que puede guardar relación o no con el misterioso documento que encontró su padre. Presenciamos su vida en Cambridge, su relación con otros profesores y estudiantes, y comprobamos que comparte con Matthew la afición de investigar por su propia cuenta al margen de la policía, pues ambos tienen la sospecha de que no pueden confiar en nadie.

Portada original de la novela

La forma redundante de Anne Perry de explicar los datos que van recopilando cada uno, dando vueltas a una misma idea con diferentes matices cada vez hasta dar con una posible pista para encontrar la solución a cada misterio, hace que no te exija demasiada concentración para seguir la novela. Ya he dicho varias veces que no me suele gustar este tipo de repeticiones, porque a veces siento que me toman por tonta… Eso ha hecho que el libro me resultara más pesado que los casos de Pitt, sobre todo al principio, cuando no conocía todavía demasiado a sus protagonistas. Pero por otro lado, ha sido perfecto para estos días calurosos en los que mi cerebro es algo así como una papilla… Así que pese a las divagaciones, es una lectura rápida y muy adecuada para el verano.

Las páginas finales son para no soltar el libro, pero hay más de una trama que se queda abierta, por lo que se hace imprescindible continuar la serie con el segundo libro al menos, El peso del aire. En total, son cinco libros los que protagoniza Joseph Reavley, y al contrario de lo que creía, me parece que debería leerlos todos casi de una tirada.

VALORACIÓN · · · · · · · · · · 4/5 ★★★★✰

Al llamarla la serie de la Primera Guerra Mundial, uno puede pensar que está delante de un libro de género bélico, pero al menos este primer título sigue la estructura clásica de una novela negra. A diferencia de los casos de Pitt, en este libro sí vemos la mano que mueve los hilos, aunque desconocemos su identidad, pero también tienen similitudes, sobre todo cuando aparecen personajes más dispuestos a mantener las apariencias que en descubrir la verdad o al mostrar las relaciones familiares de los Reavley con sus hermanas Hannah, ya casada, y Judith, la oveja negra de la familia. Recopilaciones de información repetitivas aparte, quizá lo que menos me ha gustado de la novela son algunas conversaciones entre Joseph y Matthew que también se me hacían algo repetitivas, supongo que para remarcar la condescendencia con la que Matthew trata a su hermano mayor.

Anne Perry dedicó esta novela a su abuelo, “el capitán Joseph Reavley, que sirvió como capellán en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial”, así que probablemente para el segundo título sí nos trasladaremos al campo de batalla. Conociendo su forma de narrar tan bien construida, y manteniendo tanto el suspense, puede que sirva para reconciliarme con el género. Pronto lo sabremos. :)

Sonia López

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s