Drama, Novelas

‘Las ventajas de ser un marginado’ de Stephen Chbosky

Cada vez que intento escribir sobre el libro Las ventajas de ser un marginado de Stephen Chbosky, acabo hablando más de la película… Y es totalmente injusto, porque sin libro no hubiera habido película, adaptada y dirigida por el propio escritor… Por eso, en esta ocasión, en lugar de hablaros en general de mis impresiones durante la lectura, he optado por rendirme y hacer un ranking con aquellos ingredientes que me han gustado más de ambas versiones. A ver qué sale. :)

Así que supongo que somos quienes somos por un montón de razones. Y quizá nunca conozcamos la mayoría de ellas. Pero aunque no tengamos el poder de elegir de dónde venimos, todavía podemos elegir adónde vamos desde ahí. Todavía podemos hacer cosas. Y podemos intentar sentirnos bien con ellas.

FICHA TÉCNICA

Las ventajas de ser un marginado (1999)
Stephen Chbosky
Trad. Vanesa Pérez-Sauquillo
Barcelona: Alfaguara, 2015.
Formato: Tapa blanda.
261 páginas.
ISBN: 978-84-204-0354-0.

Sinopsis: “Las cartas que escribe Charlie son íntimas y únicas, desternillantes y devastadoras. Puede que no sepamos dónde vive, ni a quién escribe pero, poco a poco, iremos conociendo su mundo a través de ellas: la vida en el instituto, las primeras citas, las cintas de varios, los dramas familiares y los nuevos amigos. Un mundo en el que solo es necesario dar con la canción perfecta mientras conduces para sentirte infinito.”

COMENTARIO

10. La narración mediante cartas. La historia parte en el momento en el que Charlie se decide a escribir su día a día a un destinatario desconocido, que bien podríamos ser nosotros mismos. Charlie escribe de forma muy directa, sin florituras, y a veces hasta de forma demasiado simple… y eso que en clase le dicen que tiene muy buen nivel de redacción. Conocemos así al protagonista de primera mano, con total sinceridad, sin esconder lo malo, sin vanagloriarse de lo bueno… Lo único que me ha parecido extraño es lo poco apropiado que sería explicar según qué cosas por carta, y menos a un desconocido (por mucho que se mantenga en el “anonimato”, ya que se supone que Charlie cambia nombres para que no sepa quién es).

9. El protagonista. Me ha dado la impresión de que Charlie no es consciente a sus 15 años de lo que está bien o de lo que está mal, ya sea al actuar o al explicar algo. Al final del libro se puede llegar a entender parte de su comportamiento, pero tampoco todo. En la película, en cambio, el protagonista me parece que tiene más “conocimiento” que en el libro y se agradece. Se le ve en algunas situaciones bastante parado e introvertido, pero sin llegar a hacerse extraño.

8. La tristeza. Hay tantas frases tristes en el libro… Ahora lo recuerdo como con nostalgia, pero ha habido momentos muy duros durante su lectura (ese poema de Earl Rum recitado en una fiesta de Navidad, buf…). Aun conociendo los sucesos de la historia más graves por la película, me ha sorprendido el contraste de la dulzura de Charlie con lo mucho que sufre… Lo que no me ha gustado tanto es que en ocasiones no parecía darle la importancia necesaria a ese sufrimiento, propio o ajeno… En el libro creo que se explora mucho el tema de la depresión, más que en la película.

7. La adolescencia. Bueno, quizá soy yo la rara que ha vivido una adolescencia paralela a la del resto del mundo, enmarcada en un shojo azucarado, y en realidad la adolescencia de la mayoría ha venido sazonada con alcohol, sexo y drogas… Pero al leer/ver un libro/film sobre la vida en el instituto desde el punto de vista de un marginado, no me esperaba encontrarme este tipo de fiestas y salidas de tono, como si realmente para divertirse hiciera falta toda esa liturgia. En cualquier caso, revisando el título original “The Perks of Being a Wallflower” o sabiendo que en Latinoamérica se llamó al libro Las ventajas de ser invisible, creo que se comprende un poco mejor el sentido de la novela, pues describen mejor la función de Charlie en el libro como un observador que explica la historia de los demás mientras por dentro se le van removiendo algunas cosas.

6. La familia. Me ha parecido que en el libro los hermanos de Charlie cobran un mayor protagonismo que en la película. En la novela acompañamos a la hermana durante un capítulo muy importante y aunque el hermano mayor esté ausente porque está en la universidad, sabemos en todo momento qué es de su vida. En este sentido, me ha recordado bastante a las novelas de J.D. Salinger, que también le da mucha importancia a la relación de sus protagonistas con sus hermanos. Y también aparecen más familiares aparte de sus padres y su tía, explicando un poco mejor de dónde proviene todo lo que desemboca en las últimas páginas.

5. La risa. Esto es algo que me encantó de la película y es que las situaciones dramáticas (si habéis leído otras sinopsis sabréis que a Charlie se le ha suicidado su único amigo del curso anterior, pero eso es sólo la punta del iceberg), se van alternando con situaciones cómicas que me resultaron muy graciosas. En el libro creo que este sentido del humor pierde fuelle porque por un lado hay más situaciones dramáticas (quizá demasiadas para un libro tan corto) y por otro, es como si hubiera más bromas fuera de contexto o si Charlie se riera de cosas de las que no se debería reír.

4. La banda sonora. Tanto en la película como en el libro hay canciones geniales. Suenan los Smith, Fleetwood Mac, Nirvana, ya sea en las cintas de música variada que se intercambian algunos personajes de la novela, como en la mítica escena en la que van en coche por un túnel, que en la película ambientan con el Heroes de David Bowie, mientras que en el libro suena Landslide de Fleetwood Mac.

3. El encanto de los 90. Muchos de los elementos que me han gustado de la novela tienen que ver con el principio de esa década: las “cintas de varios”, las cartas, la ausencia de todo elemento tecnológico que vaya más allá del teléfono fijo de casa, las referencias a la cultura popular del momento, música alternativa, The Rocky Horror Picture Show

2. La amistad. Para mí los personajes de Ezra Miller y Emma Watson son lo mejor de la película y casi lo mejor del libro. Sam y Patrick son los amigos que todos desearíamos tener. Aunque en la película lucen bastante más, porque no se nota tanto cierto abandono ocasional, y tampoco dura demasiado un momento concreto en el que parece que alguien se esté aprovechando de Charlie, aunque sea sin mala intención… Se les ve muy reales, con buen fondo, y muy luchadores, cada uno a su manera.

1. Libros y más libros. A Charlie le encanta leer y tiene la suerte de encontrarse en el instituto con un profesor de literatura sensible a sus capacidades que lo ayudará a centrarse. Mientras Charlie lee no está triste. Su libro favorito siempre es el último que lee. Si recorremos la estantería de títulos que le recomienda el profesor Bill encontraremos grandes novelas como Matar a un ruiseñor o El guardián entre el centeno. En la novela, el profesor tiene un papel más importante que el que interpreta Paul Rudd en la película. Si queréis ver todos los libros mencionados, hace un par de años se organizó el reto “Los libros de Charlie” donde los podréis ver todos.

VALORACIÓN  · · · · · · · · · ·  4/5 ★★★★✰

No suelo leer literatura juvenil, así que no tengo mucho con lo que comparar, pero el libro en general me ha gustado. Quizá no tanto como me esperaba, por las expectativas generadas por la película, pero habiendo dejado pasar el tiempo le guardo cierto cariño al libro también. En gran parte, como se puede deducir de lo anterior, la causa de mi pequeña decepción es el personaje de Charlie. Por cómo escribe y cómo se comporta, me lo imaginaba en general más joven de lo que se supone que es. Pero también protagoniza grandes momentos como cuando demuestra que sabe protegerse a sí mismo y a quien le importa o esa escena con la hermana en el coche que creo recordar que no añadieron en la película. Así que, para mí, algunas cosas compensan las otras, pero si os tengo que recomendar el libro o la peli, mirad la peli. Sin duda.

Sonia López

Bonus track:

No os he hablado del autor, Stephen Chbosky (¿alguien sabe cómo se pronuncia?). Las ventajas de ser un marginado ha sido su única novela hasta el momento, pero sigue haciendo carrera en el cine. Antes de dirigir la adaptación de su propia novela, había sido guionista de la serie Jericho y de la versión cinematográfica del musical Rent. Además, ha reescrito La Bella y la Bestia para su adaptación en imagen real (me reservo mi opinión, porque es muy antipopular ^^) y en diciembre se estrenará en los cines otra película escrita y dirigida por él, basada en la novela juvenil bestseller de R. J. Palacio, Wonder. Os dejo con el trailer:

Anuncios

2 thoughts on “‘Las ventajas de ser un marginado’ de Stephen Chbosky”

  1. ¡Hola!
    Me ha gustado mucho el tipo de reseña, ¡muy entretenida y detallada! :D
    Aún no me he leído el libro… pero lo tengo pendiente (como tantos otros… ^^’)
    Me has animado a echarle otra vez el ojo, ¡a ver si lo leo de una vez!
    ¡Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s