‘La letra escarlata’ de Nathaniel Hawthorne

Sin pretenderlo, este año que me voy a marcar una maratón de lecturas sobre adúlteras… Estaba dispuesta a leer Anna Karenina en agosto y en algún momento antes me quería quitar de encima también Madame Bovary… Y finalmente por el Club Pickwick ha caído este mes de mayo La letra escarlata de Nathaniel Hawthorne. Iba bastante escéptica con esta lectura, porque está ubicada en un contexto nuevo para mí: el del puritanismo de los Estados Unidos del siglo XVII… Pero no ha sido tan terrible como me imaginaba. :)

Aunque urdiese proyectos de venganza, nada podría servir mejor a ellos que dejarte vivir, que proporcionarte medicinas contra todos los peligros que pudieran dañar o poner en peligro tu vida, a fin de que esta vergüenza abrasadora siga ardiendo sobre tu pecho.

FICHA TÉCNICA

La letra escarlata
Nathaniel Hawthorne
Trad. Pilar Serrano y José Donoso.
Barcelona: DeBolsillo, 2010.
Formato: Tapa blanda.
255 páginas.
ISBN: 978-84-9908-279-0.

Sinopsis: Hester Prynne ha sido condenada por adulterio en la Nueva Inglaterra del siglo XVII, en una sociedad puritana que no perdona a los que se salen del camino recto. Hester deberá llevar el resto de su vida sobre su pecho una letra “A” de adúltera, bordada en un trozo de tela, para reconocer su culpa, y criará a Pearl, fruto de su pecado, en el mismo pueblo donde viven el padre de su hija, protegido por su silencio, y su ex marido, que regresó de Europa justo a tiempo para conocer su engaño y que maquinará una venganza contra los amantes.

COMENTARIO

Nathaniel Hawthorne (1804-1864)

El inicio fue duro. Antes de empezar la novela en sí, Nathaniel Hawthorne, consciente de que su obra le sobreviviría, sintió la necesidad de hablarnos desde el más allá para explicarnos cómo surgió su idea y cómo afectó a su creatividad el trabajar en “La Aduana” (buen escenario para una película de terror, según lo describe…). En sí no está nada mal lo que explica, pero llega un momento en el que se recrea en las descripciones una mala cosa hasta convertir una quinta parte de la novela en una especie de homenaje/crítica al funcionariado y a su propia capacidad de haber sobrevivido unos años allí… y al no esperártelo se hace extraño y por eso gran parte del Club Pickwick se la ha saltado o ha abandonado el libro directamente.

Para los que se lo saltaron, se resume en que el señor Hawthorne encontró la historia de Hester entre los papeles de su predecesor, y no fue hasta que dejó -o le obligaron a dejar, más bien- el puesto, cuando se vio libre de explotar la historia. Y al margen de lo que explica y cómo lo explica (algo pesadete sí es…), lo que me gustó de esta parte fue su transparencia a la hora de escribir esta introducción tan larga: al principio nos pide disculpas por el atropello y al final nos explica su marcha de su pueblo natal, donde no encuentra ningún tipo de apoyo. Me gusta cuando los escritores dejan parte de sí mismos en sus obras y, en este caso, esa Hester que duda sobre si abandonar su hogar o no, lo veo con otros ojos tras repasar la lectura de “La Aduana”… Por otro lado, durante este relato pide disculpas también por la participación de sus antepasados en los juicios de Salem y me parece relevante históricamente, aunque no tenga nada que ver con La letra escarlata, en apariencia…

Por lo visto, La letra escarlata iba a publicarse con otros relatos. Y digo “otros” porque en principio la novela fue escrita en forma de relato, pero finalmente los editores convencieron al autor para que alargara la historia y así nace el clásico tal y como lo conocemos hoy en día. Este hecho explica para mí la introducción tan larga (un relato más) y también que una historia tan sencilla resultara tan cargada de descripciones innecesarias y repeticiones cansinas (relleno). Pero aunque hubiera momentos de gritarle al libro “¡¿pero quieres ir al grano?!”, me ha parecido soportable gracias a la historia: consiguió mantener mi interés por conocer cómo se descubrirá al verdadero padre de la criatura por la que fue encerrada en prisión Hester; saber hasta qué punto pagará Pearl, su hija “rarita”, el pecado del que nació; comprobar si su marido ejecutará finalmente una cruel venganza o no… y luego el misterio de algunas curiosidades insatisfechas: cómo empezó la historia con el padre de Pearl o cómo era su relación con su marido ausente cuando estaban en Europa, hechos que apenas se mencionan.

Yo tenía una idea muy equivocada del libro antes de leerlo. No vi la película de Demi Moore de los 90, pero quizá influenciada por su existencia me imaginaba que la novela iría sobre el adulterio en sí de Hester, mientras que en realidad es un paseo por los años que pasan desde que abandona la cárcel con su hija bebé en brazos hasta que la criatura cumple los 7 años. Me ha sorprendido para bien, la verdad… no me van demasiado las historias morbosas, y en esta novela se explora, más que los hechos, la psicología de cada uno de los personajes, que cargan cada uno con su culpa particular. Uno de los temas sobre los que me ha gustado reflexionar ha sido el dilema que plantea sobre quién es más infeliz: aquel que vive mostrando su culpa y su dolor (Hester) o el que lo tiene que ocultar por un bien común (el padre)… o la tercera persona, el marido cornudo, que intenta llevar a cabo unos planes de venganza algo diluidos y que obcecado en ellos se está olvidando de vivir su propia vida…

Desde luego, Hester no sería mi mejor amiga, así como ninguno de los personajes de la novela, pero me han gustado los papeles interpretados por cada uno de ellos. La sociedad descrita en el entorno de Hester la favorece: la conocemos como alguien independiente y autosuficiente, que no sólo demuestra que está dispuesta a pagar por su culpa llevando la letra, sino también esforzándose por ayudar a unos vecinos que no siempre le demuestran la gratitud que se merecería. Esta sociedad no he podido evitar verla con desagrado pero también con cierta sorna. Son mala gente todos, sí; muchos son hipócritas, pero en realidad Hester les pasa la mano por la cara y demuestra ser mejor persona que ellos en muchas situaciones. Además, me ha resultado muy curioso el contraste del mundo interior de Pearl, todo color, todo brillo, con esa sociedad gris y triste, obsesionada con el pecado. Aunque un poco de miedo también me ha dado la niña, a quien llaman demasiadas veces para mi gusto “duendecillo”.

Otro aspecto que ha llamado mi atención durante la lectura ha sido la capacidad del autor de reflejar los pensamientos de Hester, sobre todo en un capítulo en el que explica el sentimiento de la mujer de no pertenecer al mismo mundo que los hombres, sin encontrar ninguna solución para que cambie que no pase por la destrucción de la sociedad tal y como la conocemos para comenzar de cero. Nunca pensé encontrar ningún parecido entre La letra escarlata y Tea Rooms y mucho menos después de encontrarme en la introducción esta joya de frase: “es fácil darse cuenta, por el descuido reinante, de que las mujeres, con sus mágicas herramientas, la escoba y el estropajo, no han tenido frecuente acceso a este lugar” (que vendría poco antes de que el autor pida disculpas por la relación de sus antepasados con los juicios de Salem… en fin, mujeres, mágicas herramientas, escobas… ¿nadie más lo ha visto? XD).

Y aquí me tocaría hablaros del autor, pero en el blog del Club Pickwick lo han hecho tan bien que mejor os enlazo su entrada donde podréis descubrir su vida y obra: Conozcamos un poco más a Nathaniel Hawthorne.

VALORACIÓN  · · · · · · · · · ·  3/5 ★★★✰✰

En general me ha gustado, pero tampoco como para tirar cohetes. Es de esas lecturas que disfruto más analizándolas que leyéndolas, principalmente por el estilo tedioso de Hawthorne (aunque quién soy yo para recriminárselo, pobre, si cada vez hago las entradas más largas…) y porque no he llegado a creerme la historia de amor que habría detrás del adulterio de Hester. Además, el nombre de la protagonista me ha recordado a uno de los personajes de Marido y mujer de Wilkie Collins, y las comparaciones no son buenas. En ambas obras se señala a su manera una medida legal injusta que afecta a las mujeres, pero mientras en Collins tenemos una crítica mordaz e irónica, en Hawthorne casi que lo tenemos que deducir nosotros y eso me hace pensar que el mensaje no llega con la suficiente contundencia. Aun así, me gustan las lecturas que me hacen reflexionar: cunden más.

Sonia López

Bonus track:

Me ha hecho gracia encontrar esta viñeta con lo que serían las letras escarlatas modernas (yo llevaría unas cuantas… XD)

Anuncios

12 comentarios en “‘La letra escarlata’ de Nathaniel Hawthorne

  1. Beat Books dijo:

    Recuerdo este libro por que la usaron de referencia en la película Easy A (muy graciosa XD ). Está entre mis pendientes, pero no se cuando lo cogeré. No está de más leer libros que nos ayudan a analizar a los personajes y su sociedad.

    Creo que yo llevaría la P de pizza y la T de tardona XD abrazos <3

    Me gusta

    • Sonia López dijo:

      Ay, no tenía ni idea de que esa película tuviera relación con ‘La letra escarlata’. Casi que prefiero ver esa a la de Demi Moore! Gracias por la recomendación! :D
      Yo llevaría unas cuantas letras, jaja… Y por si fueran pocas, te robo la T también! XD
      ¡Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  2. Marta y Laura dijo:

    ¡Hola! La verdad es que tiene un argumento muy interesante, pero por desgracia tenemos demasiadas lecturas pendientes y en esta ocasión lo dejaremos pasar. No obstante, un gran análisis de la novela y de los personajes. Un saludo.

    Me gusta

    • Sonia López dijo:

      Qué me vais a decir a mí de libros pendientes, que tengo una montaña en casa… XD Os comprendo perfectamente. Además, es un libro que hay que tener ganas de leer, porque no es una lectura amena, precisamente. No se lo recomendaría a todo el mundo. ¡Muchas gracias por vuestro comentario! ¡Saludos! :)

      Me gusta

  3. Eleia dijo:

    Hola Sonia,

    Yo soy de las que siempre va con retraso en las lecturas del Club Pickwick. Tanto es así ,que aún no he leído el libro. Confío en hacerlo ahora en Junio. Aunque con este calor, la verdad es que libros tediosos no apetecen mucho. Me apetece leerlo por el tema que comentas de que se centra más en la psicología de los personajes, una de las cosas que más me atrae en las novelas.
    También vi que en el club todo el mundo se había saltado el prológo. Yo no sé que haré cuando me toque la hora. En fin, que a pesar de la reseña, lo leeré este mes.
    Un saludo

    Me gusta

  4. Sonia López dijo:

    Hola Eleia!
    Desde luego, no es una lectura primaveral, jaja… De todos modos, espero que la disfrutes, ya sea para bien o para criticarla sin piedad en el mes con spoilers… Es cortito, así que aunque sea algo denso no te quitará mucho tiempo. El prólogo no es imprescindible, pero es curioso… Yo reconozco que me dormí en el autobús una vez por su culpa… XD
    Saludos!

    Me gusta

  5. leyendocongwyneira dijo:

    Ai esa Anna Karenina…..jajajaja Estoy apuntada al club, pero como siempre, la lectura me pilla a mitad de otro libro y ultimamente no tengo mucho tiempo así que la tengo pendiente. Ya la leeré a ver que tal, un beso! Alba

    Me gusta

    • Sonia López dijo:

      ¡Anna Karenina me persigue! De los libros que llevo este año, me la he encontrado citada varias veces… ¡Qué ganas de quitármela de encima! XD Además, a no ser que en el club Pickwick caiga algún ruso en la próxima votación, será mi primera incursión en la literatura rusa… (Tiemblo…) De las lecturas del club que llevo de momento, ‘La letra escarlata’ no estaría entre mis favoritas, pero es curioso de leer. ¡Besos!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s