Artículos, Cosas mías

La vida de Anne Perry

Entrada enmarcada dentro del proyecto “Adopta una autora”.

Después de haberos presentado su obra, me gustaría repasar con vosotros la biografía completa de Anne Perry. Quienes hayáis leído La noche en que Frankenstein leyó el Quijote de Santiago Posteguillo, sabréis que hay un episodio de su vida que destaca sobre los demás y es el asesinato que cometió cuando era adolescente. La víctima fue la madre de una amiga que quería separarlas, y ambas chicas fueron cómplices. Es el motivo por el que Juliet Hulme se cambió el nombre cuando cumplió los 21 años y logró mantenerse en el anonimato durante un tiempo hasta que el caso, que tuvo bastante revuelo en Nueva Zelanda y se convirtió en una noticia internacional, volvió a salir a la luz por la película de Peter Jackson Criaturas celestiales, en 1994. Desde entonces no ha conseguido librarse de las mismas incómodas preguntas por parte de la prensa sobre el suceso que ocurrió 40 años antes de la película.

Antes de ser Anne Perry

Juliet Marion Hulme

Juliet Marion Hulme nació el 28 de octubre de 1938 en Blackheath, distrito del sudeste de Londres (Inglaterra). Era hija de un rector de universidad, el Dr. Henry Hulme, y se crió en una casa grande y majestuosa. Su infancia vino marcada por los diferentes cambios de país durante y después de la II Guerra Mundial, y sus enfermedades. Cuando tenía 6 años, un médico llegó a decirle a su madre que volvería al día siguiente a firmar su certificado de defunción. Sin embargo, sobrevivió aun estando enferma varios años más hasta que la enviaron a vivir con otra familia en las Bahamas, donde se recuperó bastante a los 8 años, mientras sus padres se quedaron con su hermano pequeño en Inglaterra. Poco después Juliet volvió con su familia, que se había mudado a Nueva Zelanda, y a los 10 años llevaba tres cursos de retraso en enseñanza regular, aunque logró ponerse al día con relativa facilidad gracias a que su madre le había enseñado a leer de bien pequeña y a que siempre tuvo curiosidad por los libros.

Juliet Hulme 14 years
Juliet Hulme durante su juventud en Nueva Zelanda (1953)

Su biografía oficial hace un salto en este punto para describir sus primeros trabajos, y es que fue en esta época en la que estuvo en Nueva Zelanda cuando Juliet conoció a Pauline Parker y se convirtieron en amigas inseparables. Cuando Juliet cumplió los 14 años, seguía con sus problemas de salud y tuvo que mantenerse ingresada en un sanatorio para tratar su tuberculosis (el primer antibiótico específico para curar la enfermedad nacería precisamente en 1952, hasta entonces se trataban en casas de curación). La única persona que le escribió todos los días mientras estuvo internada fue Pauline y ella siempre se sintió tan agradecida por ese gesto que creía que estaba en deuda con ella a cambio de esa amistad. Coincidió la estancia en el sanatorio con que sus padres tuvieron que volver temporalmente a Gran Bretaña, por lo que la soledad acentuó ese sentimiento.

Juliet-Hulme-and-Pauline-Parker
Juliet Hulme y Pauline Parker en los días del juicio (1954)

Cuando contaba con 15 años, los padres de Juliet iniciaron un proceso de separación y a la vez que decidieron distanciarse, tomaron la determinación de enviar a su hija con unos parientes en Sudáfrica, con el pretexto de que sería lo mejor para su salud. La noticia cae como una jarra de agua fría sobre las amigas, que en poco tiempo deben encontrar la manera de seguir juntas. La solución lógica para ellas es que Pauline se mude también con Juliet a Sudáfrica, pero la madre de Pauline, Honorah Rieper, les negó esa posibilidad, así que en su fogosa indignación planificaron asesinarla. Tal y como registrará Pauline en su diario, la veían como el único obstáculo para evitar la separación y Anne Perry declararía bastante tiempo después que estaba convencida por aquel entonces de que si no hubiesen matado a su madre, Pauline se hubiera suicidado, por lo que en su mente se trataba de cambiar una muerte por otra, aunque también admite rotundamente el error que cometió. Lo escandaloso del caso que le dio tal notoriedad como para inspirar novelas y películas fue su brutalidad. En principio, las amigas iban a simular un accidente golpeando con un ladrillo a la madre de Pauline en la cabeza, pero como un golpe no fue suficiente para acabar con su vida le acabaron atestando 45 ladrillazos. El asesinato se cometió mientras paseaban con ella por un parque de Christchurch, la ciudad donde vivían, cuando intentaban convencerla por última vez. En entrevistas posteriores, Anne Perry también diría que esperaba que la amenaza fuera suficiente para hacer cambiar a la madre de Pauline de opinión, pero cuando se inició la agresión con el primer golpe sintió que ya era demasiado tarde… Una vez asimilado lo que habían hecho, fueron completamente cubiertas de sangre a pedir ayuda, poco faltaba para que se convirtieran en las principales sospechosas del crimen, que tuvo un seguimiento casi diario en la prensa local los dos meses siguientes.

En muchos artículos se especula sobre la posibilidad de que fueran lesbianas y que por eso la madre de Juliet quería mandarla a Sudáfrica (su padre ya habría vuelto con su hermano pequeño a Inglaterra) pero Anne Perry ha repetido hasta la saciedad que nunca mantuvo relaciones sexuales con su amiga. La hermana de Pauline, entrevistada también muchos años más tarde, declaró que todo eso de que fueran lesbianas era una basura. En más de una ocasión la escritora, que sigue soltera, ha dejado claro que si no está con un hombre es porque no ha encontrado a ninguno que esté a la altura de sus expectativas y que quien haya podido estarlo ha huido de ella; que le encantan las mujeres como amigas, pero que para romances le lleven a un hombre. También se puede comprobar en fragmentos del diario de Pauline que se usaron en el juicio, que ambas hablaban de salir con chicos y que tenían una especie de santoral formado por artistas famosos (hombres), en una especie de mundo imaginario propio con muchos sueños románticos. Hoy día puede resultar absurdo, pero en aquellos momentos, la acusación presentó los hechos como que eran dos chicas depravadas (literalmente “dirty-minded little girls“) las que cometieron el crimen, escogiendo fragmentos descontextualizados de ese mismo diario para demostrar que mantuvieron relaciones lésbicas, mientras que la defensa hablaba de demencia para justificar que sus clientes no conocían las consecuencias reales del asesinato en sí, y esos delirios y paranoias fueron presentados como síntoma de su homosexualidad, considerada entonces como una enfermedad mental. La cuestión es que tanto unos como otros dieron por hecho que tuvieron relaciones sexuales, incluso cuando Juliet declaró: “Pero ¿cómo podríamos hacerlo? Si las dos somos mujeres”.

En algún artículo he leído que en realidad la separación que pretendían llevar a cabo sus padres era para evitar que se fugaran a Nueva York, donde querían vender sus novelas para después ir a Hollywood a adaptarlas. En cualquiera de los dos casos, no me cuadra con lo que acabó sucediendo, porque en el diario de Pauline, no es la madre de Juliet quien quiere separarlas, sino su propia madre, así que tuvo que haber algo más.

En el diario de Pauline, también se encontraron fragmentos en los que la chica fantaseaba con la idea de matar a su madre, de bastante antes de cuando el plan se hiciese realidad, añadiendo textualmente que no lo había hablado con Juliet todavía (o Deborah, mejor dicho, porque en su mundo imaginario ideal hablaban de sí mismas como Deborah y Gina). También describe el día del asesinato como el día del “feliz evento” y se recogen frases que realmente ponen la piel de gallina como por ejemplo, cuando Juliet enferma en mayo de 1953: “sería maravilloso que yo también cogiera la tuberculosis”. Durante el juicio, la madre de Juliet, Hilda Hulme, declaró que cuando Juliet tenía dos años fueron sorprendidas por un ataque aéreo y que la experiencia fue tan traumática para su hija que comenzó a tener pesadillas y despertarse gritando cada noche. También se apuntó en algún momento que las enfermedades de Juliet podían ser psicosomáticas. Sin embargo, la declaración de Juliet cuando fue arrestada de “habría que ser un completo idiota para no saber que matar está en contra de la ley”, no ayudó a la defensa con su argumento de que “no sabían lo que hacían”. Así pues, en agosto de 1954, se las considera a ambas culpables de asesinato. Como eran menores de edad cuando cometieron el crimen y respondieron bien al tratamiento psiquiátrico que les dieron en la cárcel, la condena fue finalmente de cinco años de reclusión y la condición de que jamás pudieran contactar la una con la otra tras su puesta en libertad. A Juliet la llevaron a la prisión para mujeres de Mt Eden en Auckland, donde ella era la única menor y pasó tres meses en una celda de aislamiento. Lo recuerda años más tarde como un lugar en pésimas condiciones al que logró adaptarse asumiendo su culpa:

“Así es cómo sobreviví mientras otras se quebraban, yo parecía ser la única que decía: soy culpable y estoy donde debería estar”.

Cuando salieron de allí a los 21 años, se les concedió a cada una una nueva identidad: Pauline fue Hilary Nathan; Juliet se convirtió en Anne Perry (apellido tomado de su padrastro y abogado defensor del caso). Nunca se demostró que volvieran a contactar la una con la otra.

Su vida adulta

Foto de juventud de Anne Perry

En su veintena, Anne Perry comenzó a escribir animada por su padre en el condado de Northumberland, en un pueblo llamado Hexham, no lejos del muro de Adriano, en Inglaterra. Ya desde pequeña se sentía atraída por el cine, los libros y el arte de explicar historias, una afición que compartía con Pauline. Este sueño se vio interrumpido estando en prisión, donde no le permitían leer ni escribir, así que lo retomó con ganas junto con su recién adquirida libertad realizando un primer borrador de una historia de fantasía, Tathea (que no publicaría hasta 1999 con bastantes retoques). No conseguía ningún “sí” del editor, así que siguió intentándolo mientras obtenía sus ingresos con otros trabajos como recepcionista en un hospital, dependienta, azafata de vuelo, asistente en un ferry que hacía la travesía entre Holanda e Inglaterra, secretaria en una compañía de seguros, asistente en una compañía de limusinas… Le costó 20 años publicar su primer libro, así que no es de extrañar la cantidad de trabajos que le dio tiempo a ejercer.

Biografía no autorizada, pero que cuenta con declaraciones de Anne Perry sobre el caso Parker-Hulme

En 1967, cuando ella tendría unos 29 años, se mudó a San Francisco seis meses y estuvo viviendo cuatro años y medio en el sur de California (Estados Unidos), donde conoció a una familia de mormones con la que descubrió la religión que sigue profesando hoy en día: el Movimiento de los Santos de los Últimos Días. Siempre se había considerado cristiana, pero en la mayoría de sus diferentes ramas encontraba creencias con las que no estaba de acuerdo y finalmente optó por la iglesia mormona, que la aceptó conociendo su pasado y la siguió apoyando cuando todo salió a la luz. Habla de su fe con total naturalidad e incluso lo reconoce en la biografía de su web oficial por la cantidad de veces que se lo preguntan. Cada domingo acude a tres horas de los servicios religiosos de su Iglesia. Uno de los datos que destaca sobre su elección la biógrafa Joanne Drayton (The Search for Anne Perry, biografía no autorizada, por otro lado) fue que le prometieron que su víctima entraría sin duda en el Reino de los Cielos.

“Sé que Dios perdona, porque puedo perdonar. Y Dios tiene que ser mejor que yo.”

Perry considera aquellos años pasados en América como una etapa de formación y acabó volviendo al Reino Unido cuando su padrastro cayó enfermo y se fue a vivir con su madre. Siempre se ha mostrado muy agradecida a su familia por el apoyo al dedicarse a la escritura, además de haberla ayudado enormemente para no perder años de estudio a pesar de sus enfermedades cuando era pequeña.

Y por fin pudo publicar

Anne Perry con su quinta novela de la serie de Thomas Pitt (1983)

Anne Perry no recuerda cuántos libros escribió antes de que se publicara el primero en 1979 pero nunca olvidará la emoción que sintió cuando finalmente tuvo uno impreso en sus manos. Ese primer libro fue Los crímenes de Cater Street, que daría inicio a la serie de novelas de Thomas Pitt. En alguna ocasión Perry ha declarado que el género negro vendía y que por eso empezó a escribir novelas de esa temática, para poder encajar en el mercado. Hasta entonces, había cultivado principalmente la novela histórica, pero viendo su escaso éxito a la hora de publicar acabó uniendo su conocimiento de la Historia con algunos misterios, inspirada por su padrastro a quien le encantaba divagar sobre la verdadera identidad de Jack el Destripador. La escritora mantiene que sigue escribiendo libros de misterio victorianos porque ha llegado a amar tanto a sus personajes como al periodo que describe con tanto detalle.

Cuando la serie de Pitt ya contaba con una decena de entregas, en los años 90 comenzaría otra serie con un personaje diferente, pero que también se dedicará a resolver casos en la época victoriana. La serie de William Monk la creó Anne Perry para poder explorar una personalidad más oscura y plantear preguntas sobre la responsabilidad que pueda tener una persona por actos que no consigue recordar: ¿cuánto de la identidad de una persona está atada a su memoria? Según Anne Perry, somos la suma de todo lo que hemos sido: nuestras reacciones, decisiones, lo que sabemos, lo que hemos experimentado… Este tema lo introduce en la serie porque su personaje protagonista es amnésico, y Monk deberá encontrarse a sí mismo a la vez que resuelve los misterios de cada uno de sus libros. Por otro lado, Perry también destaca de sus libros victorianos el contraste existente entre el glamour y la miseria del momento y porque en cierto modo relata el fin de la Historia y el comienzo del mundo moderno, un tiempo de cambios para Europa sin precedentes, “una prueba de quiénes somos y quiénes queremos ser”, destaca en su web. A la hora de asignar los diferentes misterios a una u otra serie, Perry reserva para Pitt aquellos que tengan relación con aspectos sociopolíticos, mientras que las cuestiones médicas, militares o legales, se las cede a Monk.

Sus creencias religiosas y filosóficas son importantes para ella y por eso utiliza sus personajes para transmitir a los lectores algunos principios y mensajes importantes. He de decir que aunque reflejen esa forma de entender la vida es todo bastante implícito, en ningún momento te da la impresión de que te esté vendiendo una religión (al menos no en los libros que yo he leído, donde además se impone una visión muy crítica de las instituciones religiosas). Lo que transmiten sus novelas de forma indirecta son valores como el coraje, la integridad, la honestidad, la compasión y el hecho de pensar más en los demás que en uno mismo… Creo que cualquier persona puede sentirse identificada con esa forma de pensar sin pertenecer a ninguna iglesia, pues son consejos bastante coherentes. El caso es que sus obras que destacan más por manifestar estas reflexiones son Tathea y Come Armageddon (1999-2001) y en España no se han publicado.

Otra de sus características es que puede describir la cotidianidad de cada época sin esfuerzo y con tal naturalidad que parece que lo esté escribiendo directamente desde esa época. Sus lectores destacan también esa capacidad de ambientación en su serie sobre la Primera Guerra Mundial (2003-2007), donde también mezcla novela histórica con los misterios. Desde 2003 comenzó también a publicar cada año historias cortas navideñas basadas en personajes secundarios de sus series victorianas más famosas y desde entonces, publica como mínimo 3 libros al año.

El pasado vuelve

La etapa de Anne Perry como escritora corrió peligro en 1994. Peter Jackson acababa de estrenar Criaturas celestiales, basada en el caso de asesinato que cometió de adolescente. Mientras nadie la relacionó con ello no hubo ningún problema, hasta que un periodista neozelandés filtró la nueva identidad de “la amiga” de la hija de la víctima. Anne Perry había conseguido mantener el anonimato todos esos años, aunque para el visado de Estados Unidos usara su nombre real y sus editores no sabían nada de aquel escándalo. Llevaba un tiempo viviendo en Escocia, cuando le llamaron por teléfono para contarle la noticia. Lo que más le preocupó fue cómo le afectaría el escándalo a su madre, pues padecía problemas del corazón por entonces. Lo sintió (y lo sigue sintiendo todavía hoy) como algo muy injusto. Había trabajado duro para ser un miembro decente de la sociedad y, una vez más, su vida estaba siendo interpretada por otra persona, como cuando en el tribunal escuchó aquellas mentiras sobre su relación de amistad tildada como lésbica sin que ella pudiera desmentir nada.

¿Publicidad?

Desde entonces, es imposible que conceda alguna entrevista para promocionar sus libros sin que el periodista en cuestión intente sonsacarle algo más sobre el caso. Se indigna cuando los periodistas insinúan que ese triste episodio finalmente la ayudó a vender más libros porque la realidad es que no le da buena publicidad precisamente tener esos antecedentes: las ventas de sus libros cayeron en picado cuando todo salió a la luz y a los editores les pilló desprevenidos. Tampoco es cierto que se inspire en su “experiencia criminal” para escribir sus novelas de misterio y quien le haga esa pregunta es que no ha leído ninguna de sus obras. En sus libros no se dan detalles macabros de los crímenes cometidos, ni busca causar dolor ni se recrea en los asesinatos en sí, sino que se centra más bien en la resolución, en el proceso de investigación, en la relación entre los personajes, en los dilemas, en el sentimiento de culpa, en el dolor de la sospecha…  Además, responde con toda la educación posible a esas cuestiones que ni ella quiso empezar escribiendo novela negra ni le ve potencial alguno al caso, que pertenece a un “pasado encapsulado” sobre el que prefiere no pensar.

“¿Por qué no me pueden juzgar por lo que soy ahora, no por lo que fui entonces?”

Kate Winslet interpreta a Juliet Hulme en ‘Criaturas celestiales’

Anne Perry lamenta que la gente que ha visto Criaturas celestiales considere que sabe más de su vida que ella misma. Asegura que ella nunca la verá, pero según Drayton, la escuchó decir en alguna de sus conversaciones que Peter Jackson fue muy generoso escogiendo a Kate Winslet para interpretar a su personaje. Algunos la acusaron de falta de remordimiento en sus apariciones públicas. En todas las entrevistas que le hacían (y le hacen) explica que ha pasado muchísimo tiempo de ese crimen, que ya admitió su culpa en aquel momento, que ya pidió perdón y que sólo intenta seguir adelante con su vida. Lo único que puede hacer, dice, es intentar ser la mejor persona posible y aprender a perdonar, tanto a los demás como a uno mismo.

“No importa lo que hayas hecho o cómo te sientes por algo, no creo que ayudes a nadie pasando el resto de tu vida gimiendo sobre ello.”

Por suerte, tanto ella como su madre no recibieron represalias por sus vecinos de Portmahomack, la pequeña aldea costera ubicada en Escocia donde vivió desde 1989 hasta hace poco.

Su estilo de vida

El éxito de Anne Perry no llegó de la noche a la mañana. Sobrevivió un tiempo ganando 4.500 libras esterlinas al año con sus escritos en Suffolk, al este del Reino Unido, y su éxito literario coincidió con su mudanza a Portmahomack. Compró un granero de piedra construido a principios del siglo XIX y lo reformó poco a poco hasta convertirla en la casa lujosa que es hoy.

“Cuando lo vi por primera vez era una cáscara de piedra sin techo ni cimiento. No tenía puertas, ventanas, fontanería ni electricidad.”

No me creía que fuera su casa, así que he buscado fotos de ella para compararlas… Y sí.

Ahora no le falta de nada: piscina, jardín, spa, patio interior con una fuente impresionante, vistas inmejorables… La mansión completamente aislada le aportó la tranquilidad que necesitaba para escribir durante todos los años que vivió en ella. Y hablo en pasado, porque por casualidad encontré un anuncio en el que he visto la casa en venta con fotografías de las estancias de su casa completamente vacías, así que es imposible que viva allí ya. Me ha sorprendido mucho, la verdad… No hay ninguna noticia al respecto, aunque sospecho que debe de haber cambiado de residencia para tener más intimidad, pues he visto varias páginas de internet donde te decían el lugar exacto en el que se ubicaba la casa. Es una lástima, porque en muchas de sus entrevistas se le notaba que estaba enamoradísima de su hogar. (A mí se me va un poco de presupuesto pero si alguien quiere habitar Tyrn Vawr y dispone de 440.000 libras esterlinas, iré a visitarle a menudo. XD La oferta es de este mes de febrero.)

Imagen del documental “Anne Perry: Interiors”

Le encantaba la vida en el campo, y lo único que quizá echaba de menos era la oferta cultural, sobre todo la ópera, aunque gracias a Internet, DVDs y CDs podía disfrutar de esta afición sin moverse de casa. También le gusta tejer y hasta hace poco tenía tres perros y dos gatos que le hacían compañía. Se fueron muriendo de vejez y como sentía que sufrían cuando se marchaba, porque no había manera de hacerles entender que volvería, ha decidido no tener más mascotas por no hacerles sufrir. Debido a su religión, no fuma ni bebe café, té ni alcohol, pues los mormones consideran el cuerpo humano como un don divino que hay que conservar limpio. En un artículo publicado hace algunos años, y en el documental alemán Anne Perry: Interiors (2009) mostró su día a día, acompañada por su ama de llaves, su jardinero y una secretaria que le pasa las obras a máquina, pues ella siempre escribe a mano. Su hermano Jonathan que vivía por allí cerca también, le ayudaba con las tareas de documentación.

Anne Perry en Barcelona. Foto: Gianluca Battista.

Cuando se le preguntaba por otros sitios donde le gustaría vivir, decía que sólo se imaginaba viviendo en Escocia, pero quizá California sería su segunda opción, aunque nunca sintió que fuera su hogar. También mencionaba Italia o España, países que ha conocido gracias a la promoción de sus libros. Estuvo en 2008 en la Semana Negra de Gijón, en 2015 recogió el Premio de Honor del festival Aragón Negro y ha visitado la BCNegra, el Festival de novela negra de Barcelona, dos veces al menos que haya visto (Sonia, ¿dónde estabas en enero de 2012? Ah, acabando Comunicación Audiovisual, bien… ¿Y en el 2015?  Acabando el maldito Máster, estupendo… ¡Qué buena idea eso de estudiar a distancia sin dejarte tiempo para nada más en el mundo!). De las entrevistas que dejó por su estancia en estos festivales, me llamó la atención que hubiera escrito una novela histórica con algo de misterio inacabada y ambientada en el Aragón de la época de Torquemada, en 1485.

Una de sus claves a la hora de mantener el número de libros publicados al año es la disciplina: si su rutina no ha cambiado, escribe más de diez horas al día, seis días a la semana. Su jornada comienza sobre las 8.30, después hace un parón para comer y descansar y vuelve a su trabajo hasta la madrugada. Otra cosa que me ha sorprendido de su forma de trabajar es que no realiza guiones previos, por lo que está segura de que en el futuro es posible que los que estudien su obra se encuentren fallos de raccord.

“Lo hago todo de memoria; lo tengo todo en la cabeza.”

Proyectos futuros

Anne Perry se muestra muy precavida siempre cuando habla del futuro. Tiene muchas ideas pero no habla de ellas sin pedir permiso primero a sus editores. En la biografía de su web oficial comenta que seguirá escribiendo novelas para Pitt, Monk y su serie navideña siempre que haya alguien interesado en leerlas. Pero lo cierto es que la serie de Pitt tendrá un giro a partir de su última novela: Murder on the Serpentine. El siguiente libro de la saga transcurrirá 10 años después, en 1910, y los editores lo anuncian como una nueva serie, aunque sus personajes protagonistas salgan también.

Por otro lado, hay rumores de adaptación de alguna de sus novelas al cine, como por ejemplo La médium de Southampton Row, de la serie de Pitt. Aunque tiene una ficha abierta en el IMDb, se encuentra en desarrollo y no se conoce ningún detalle. También comentó en alguna ocasión que había opciones de pasar a televisión alguna de sus series de investigaciones, pero a sus 78 años, Perry teme conseguir algo de eso demasiado tarde, porque le encantaría participar activamente en la filmación, trabajar con la gente en lugar de escribir sola y vincularse con los proyectos. No fue el caso de la adaptación para televisión de The Cater Street Hangman (1998), aunque asistió un día al rodaje, le gustó el resultado final, e incluso se preguntó por qué no se le habrían ocurrido a ella algunas de las escenas nuevas. Ante esta información, un periodista malicioso recuerda que en el juicio del caso Parker-Hulme, el consultor psiquiátrico de la defensa, el Dr. Medlicott, describió los planes megalómanos de las chicas que ansiaban “conseguir fama en Estados Unidos, elegir a sus actores, supervisar el rodaje de sus novelas”… Pero, ¿acaso es algo malo perseguir tus sueños?

“Todos necesitamos sueños, que sean grandes, gigantes. Cada paso hacia adelante merece un reconocimiento. Así que animémonos unos a otros, cada éxito cuenta. Puede ser sólo una libra de peso perdido o una yarda recorrida en una carrera. Una palabra de bondad nos hace a todos más grandes. Felicidades por vuestros éxitos, sean cuales sean”.

Sonia López

Making of:

Buf, ¿habéis llegado hasta aquí y seguís leyendo? La verdad es que dudaba entre hacer un artículo único o separarlo en los diferentes capítulos, pero me apetecía ofreceros una mirada global a su vida para evitar que alguno de ellos se centrara sólo en el caso de asesinato y me temo que no soy muy buena resumiendo… Esta entrada me ha absorbido mucho tiempo y energías, porque no es un tema fácil. He encontrado mucha (muchísima) información en Internet que me ha ayudado a conocer mejor a la autora, pero también ha habido momentos de saturación y me ha costado gestionar las contradicciones que he encontrado en diferentes fuentes. He intentado mostraros algunas de esas incongruencias, pero dando siempre más voz a la propia autora, que es en definitiva la persona sobre la que quiero escribir. Os dejo los enlaces de los artículos más abajo por si queréis curiosear (perdón por el desorden). La web de Christchurch incluye todas las noticias publicadas del caso Parker-Hulme y la web de Adam Abrams es casi como una Wikipedia sobre lo mismo. Me he sentido incómoda visitando webs de mormones y asesinatos, pero no más que mis cookies, que andan revolucionadas y me muestran anuncios de lo más pintorescos. XD

Por otro lado, para elaborar esta biografía no he querido ver Criaturas celestiales ni leer ninguna de las novelas basadas sobre el caso Parker-Hulme para no contaminarme, pero no descarto hacerlo en el futuro. Además, me he indignado mucho leyendo algunos titulares de prensa y entrevistas tendenciosas que le han realizado y no descarto tampoco hacer alguna entrada posterior sobre el tratamiento del caso en los medios del momento y más de medio siglo después. Tendré que quitarle el polvo a mis apuntes de Periodismo, pero creo que será interesante el ejercicio…

¡Muchas gracias por llegar al final! :)

Fuentes:

Anuncios

13 comentarios en “La vida de Anne Perry”

  1. Aunque no te lo creas he llegado al final de la entrada y me ha parecido interesantísima. He aprendido un montón de cosas y he descubierto a una nueva autora de la que apenas sabía nada. Me ha sorprendido un montón su oscuro pasado. No deja de ser morboso, pero me parece que el planteamiento de la entrada es muy justo. Leyéndola me han entrado ganas de dos cosas: leer alguno de sus libros (aunque el hecho de que sean sagas me de mucha pereza) y ver la película ‘Criaturas celestiales’, otra pendiente en mi lista.
    ¡Gran trabajo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Jo, ¡muchas gracias! :D El trabajo que me ha dado la entradita… XD Me alegra mucho que te haya entrado la curiosidad de conocer los libros de Perry. Creo que para julio intentaré leer alguno de la serie de la Primera Guerra Mundial a ver qué tal… Yo también quiero ver la peli, aunque ya no sé qué esperar de ella, jaja… ¡Besos!

      Me gusta

  2. Vaya! Pues sí, llegué hasta las fuentes de información XD Te lo has currado. No tenía bien claro sobre su vida pero me has iluminado. Es súper intensa, prolífica y lamentablente el caso Hulmer-Parker es su cruz. Así es la vida. Lo que me sorprende (y admiro ya) es su entereza para darle cara a cada morboso periodista.
    Como escritora debe ser una maestra. He visto sus libros pero nunca me he animado a cogerlos. No me llama mucho la época victoriana. Pero, ahora, que explicas tan bien sus temas, me ha picado el bichito de la curiosidad. Sin duda la leeré. Esperaré las reseñas de sus libros. Un abrazo <3

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡¡¡Lo he terminado!!!! Estos días he estado de vacaciones y no he podido mirarme mucho el tema del blog…Pues a mi me ha parecido una maravillosa entrada, sin separarlo ya está bien. Ha sido un curre leerlo pero imagino que aún mucho más escribirlo jeje Ya me pareció una autora interesante cuando escribiste la primera entrada pero ahora mucho más! No es un tipo de género que suela leer pero me voy a animar ;)
    Ah y me encantaría que hicieras la entrada que comentas al final, sobre el tratamiento del caso. Si la haces aquí tienes una lectora segura! Un besito! Alba

    Me gusta

    1. ¡¡Muchísimas gracias!! :D
      La verdad es que costó lo suyo poner en orden toda la información que hay sobre ella por Internet… Me alegra que valga la pena y sirva para que os haya llamado la atención y le deis una oportunidad a alguna de sus novelas. ^^ La entrada sobre Los medios vs Anne Perry la haré sí o sí, pero quizá lo deje para las vacaciones, que este tipo de entradas me absorben bastante tiempo, jeje… ¡Un beso!

      Le gusta a 1 persona

  4. Esta entrada es MARAVILLOSA!!!! Hace poco me decidí a leer libros de Anne Perry y estoy enganchadisima con ellos y no sólo por los casos sino por la ambientación tan estupenda y el desarrollo de los personajes. En fin, que me encanta Anne y estaba buscando información sobre ella y su obra y esta reseña me ha encantado, has hablado de todos los aspectos de su vida con gran respeto y consigues que aún tenga más ganas de seguir conociendo sus obras. Gracias!!!!
    Hace unos veinte años vi Criaturas Celestiales de Peter Jackson y la verdad es que en ese momento no tenía ni idea de que se trataba de Anne Perry, tengo que reconocer que fue una película que me impactó bastante en su momento y que Kate Winslet estaba impresionante (como siempre) creo que debería volver a verla para saber como el director trató este caso y a las protagonistas del mismo porque sinceramente casi no recuerdo nada. Un saludo!!!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Oh, muchísimas gracias! Qué bien encontrar a alguien más a quien le enganchan los libros de Anne Perry, jeje… Realmente la ambientación es asombrosa, como si estuviera estuviera escribiendo desde esa época, y sus personajes también me encantan, por sus luces y sombras. Los misterios al final es lo de menos, y aun así siempre me sorprenden, así que tiene mucho mérito.
      Precisamente ya tengo programado ver ‘Criaturas celestiales’ este fin de semana. Me da un poco de miedo, pero la miraremos a ver… ;)
      Me hace muy feliz que la entrada te haya servido para conocer más y mejor a la autora, porque es lo que le da sentido en realidad a las horas de trabajo que le dediqué, así que ¡gracias de nuevo! ;D

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s