Novelas, Reseñas

Relectura: ‘Los crímenes de Cater Street’ de Anne Perry

Entrada enmarcada dentro del proyecto “Adopta una autora”.

Por fin llegó el momento de hablaros de una de mis novelas favoritas: Los crímenes de Cater Street de Anne Perry. Es el primer número de una serie de misterio ambientada en época victoriana que tiene como protagonistas a Charlotte Ellison, una joven que vive en una zona acomodada de Londres, y el inspector de policía Thomas Pitt, que investiga unos asesinatos en su barrio. Ha sido un placer volver a esta novela para contaros por qué me sigue gustando, qué fue lo que me enganchó a la serie y por lo tanto, por qué me surgió el nombre de Anne Perry a la hora de elegir a una escritora en el proyecto “Adopta una autora”.

¿Por qué eran siempre mujeres y nunca hombres los adúlteros? En todas las lecturas eran las mujeres quienes cometían adulterio y los hombres quienes las descubrían y las castigaban. ¿Qué les pasaba a los hombres con que cometían adulterio? ¿Por qué no les tiraban piedras a ellos? Se lo había preguntado a su padre, tiempo atrás, y, para su sorpresa, éste le había contestado que no fuese ridícula.

FICHA TÉCNICA

Los crímenes de Cater Street
Anne Perry
Trad. Gloria Méndez
Barcelona: Plaza & Janés, 1999.
Col. Biblioteca de Anne Perry, 1.
Formato: Tapa blanda.
264 páginas.
ISBN: 9788494344954.

Sinopsis: El inspector Thomas Pitt es un discreto policía londinense destinado a desentrañar, en plena época victoriana, los horrendos crímenes engendrados por una sociedad reprimida e hipócrita. En esta ocasión un barrio de clase acomodada se ve sacudido por un sanguinario asesino. Las víctimas son siempre mujeres jóvenes y aparecen brutalmente estranguladas. En su investigación Pitt encuentra el apoyo de Charlotte Ellison, una encantadora muchacha disconforme con las rígidas actitudes de su clase social.

COMENTARIO

El Día Internacional de la Mujer me parece una fecha muy adecuada para reivindicar esta novela de intriga de Anne Perry donde además de resolver un complicado caso de asesinatos en serie asistimos a un retrato de las desigualdades de género de la época victoriana en el que es muy difícil no ver reflejadas algunas escenas cotidianas de hoy en día. En aquel momento todo era mucho más acusado: a Charlotte su padre le prohibía leer periódicos, las mujeres no podían hablar de política ni de tantos otros temas, se considera como algo normal que los maridos engañen a las mujeres con otras, se las consideraba débiles no sólo físicamente sino también de moral… Todas estas cosas son las habituales en el entorno de la familia Ellison, aunque cuando las relata el vicario hace que nos llevemos más todavía las manos a la cabeza, pues deja constancia de esa percepción de la mujer como un ser inferior de una forma demasiado contundente, llegando a culpabilizar a las propias víctimas de un asesino en serie que ronda por su calle por esos crímenes.

El hecho de que las mujeres de la familia Ellison reaccionen a esas desigualdades nos hace empatizar enormemente con ellas. Charlotte es incapaz de mantener fuera de su rostro la indignación, por lo que se lleva bastantes reprimendas y procura evitar asistir a determinadas visitas de compromiso; su hermana pequeña Emily es mucho más pragmática y sutil a la hora de exponer su desacuerdo, pero no duda en manifestar su opinión; Sarah, la hermana mayor, es la menos beligerante, pero siempre está dispuesta a demostrar su valía con todo aquello que le permitan hacer, aunque se trate sólo de obras de caridad, y Caroline, la madre, parece al principio la que más se mantiene al margen de este tipo de cuestiones pero demostrará que también tiene una forma impulsiva de hacer frente a situaciones complicadas y se parece más a Charlotte de lo que está dispuesta a admitir. Por parte de padre, la familia también cuenta con figuras femeninas interesantes: la abuela, la suegra oficial de la novela, se convierte en salvaguarda de los viejos valores, ya sean buenos o malos (aunque sobre todo malos…), y la tía Susannah representa todo lo contrario: la innovación, la mujer autosuficiente, aunque sea por haber enviudado joven…

Los hombres de la familia son mucho menos interesantes en esta novela, porque la mayor parte del tiempo asistimos a lo que sucede en su hogar y éstos apenas aparecen por allí. Edward, el padre, es un banquero importante que se autoproclama defensor de la tranquilidad familiar, aunque en cuanto las situaciones se le escapan de las manos parece mejor idea no contar con él… Y también tenemos a Dominic, marido de Sarah y de quien Charlotte está secretamente enamorada, un personaje que siempre parece de buen humor, pero que acaba resultando bastante frívolo una vez iniciada la dura trama.

Primera edición de ‘The Cater Street Hangman’

El hogar de los Ellison se verá patas arriba cuando una de sus criadas, la joven Lily, se convierte en víctima del asesino en serie que amenaza a su barrio. Acostumbrados a una vida tranquila, las primeras teorías de la familia sobre el asesino es que tiene que tratarse de alguien de fuera, alguien de los bajos fondos, hasta que llega el inspector Pitt a revolverlo todo, a husmear los secretos de cada miembro de la familia, a vigilar a los seres queridos de Charlotte, para descubrir la verdad tanto del caso como de cada uno de los personajes. Pitt, con su aspecto desaliñado y su ropa tan poco apropiada para una casa como la de los Ellison, convencerá con su voz cálida y su animada conversación a Charlotte para que vea el caso de los asesinatos que tanto le llama la atención bajo su mismo enfoque, convenciéndose de que el asesino debe de tratarse de algún conocido del barrio.

A partir de aquí todos son sospechosos. Charlotte, Caroline, Emily y Sarah, cada una por su lado, acaban descubriendo que no conocen tan bien a los hombres con los que conviven, incluyendo al mayordomo Maddock. Todos parecen tener algo que esconder y eso les genera desconfianza.

TV movie de 1998, única adaptación de ‘Los crímenes de Cater Street’

Pero no os engañaré, lo que más me atrajo de la serie fue la relación entre Charlotte y Pitt que tan preocupada tiene a la familia en este primer libro… ¿Por qué ese indeseable policía parece tener siempre la excusa perfecta para presentarse en su casa y preguntar por ella? ¿Por qué parecen tan naturales sus conversaciones, cuando él le llena la cabeza a Charlotte de ideas absurdas sobre cómo viven los chivatos, las prostitutas o los ladrones de los barrios donde está más habituado a trabajar? ¿Qué interés puede tener Charlotte en un hombre que pese a sus buenos modales y atenciones parece no saber cómo comportarse entre la media-alta sociedad? Cuando se encuentran, no siempre saltan chispas, sobre todo al principio Charlotte se siente muy incómoda, pero poco a poco encuentra interesante que Pitt la trate como a un igual, que le haga pensar y que se divierta con sus ocurrencias…

Además de la desigualdad de género, también encontramos las enormes diferencias de clase existentes en el Londres en el que se ambienta la novela. La familia Ellison es considerada de clase media-alta: el padre tiene un trabajo liberal con el que gana lo suficiente para mantener a su familia sin que su mujer tenga que trabajar, ni fuera de casa ni en ella, pues disponen de un modesto servicio. Cuando muere una de sus criadas, de hecho, una de las mayores preocupaciones del cabeza de familia es sustituir a Lily cuanto antes para que su mujer deje de ayudar en la cocina, que es algo que le pone muy nervioso. El hecho es que tanto él como su madre están siempre pendientes de su clase social, no como Charlotte que se olvida a veces de lo que se espera de ella y siente tanta pena por las historias que le cuenta Pitt sobre la gente pobre… Pero curiosamente, también se habla de las diferencias entre su familia y la nobleza, pues a Emily se la ve durante toda la novela planeando por su cuenta cómo puede prometerse con lord Ashworth, demostrando una gran audacia.

Anne Perry (Blackheath, London, 1938) comenzó a escribir misterios ambientados en el Londres de la época victoriana por una sugerencia de su padrastro, a quien le entretenía divagar sobre quién pudo haber sido en realidad Jack el Destripador. A raíz de ahí, exploró qué cambios se producen en las personas que son investigadas por crímenes, cómo se desgastan o se construyen relaciones de confianza, y por eso en Los crímenes de Cater Street, su primera novela aceptada para su publicación en 1979, se detallan todos estos temas. Además de por la ilusión de ver su primer libro publicado, Anne Perry escribió y sigue escribiendo su continuación porque le siguen interesando tanto sus personajes como el período en el que ubica también la saga del detective Monk, una serie más oscura que la de Pitt. Perry destaca por representar de forma sublime el contraste entre el glamour de las clases altas y la miseria de las clases bajas en un momento que ella define como el final de la Historia y el comienzo del mundo moderno. Alguien dijo de ella que era como un punto de encuentro entre las obras de Jane Austen y Sherlock Holmes, pero yo cogería esta afirmación con pinzas… Para conocer más sobre su obra, podéis visitar esta guía de lectura de Anne Perry que preparé como parte del proyecto “Adopta una autora”.

VALORACIÓN  · · · · · · · · · ·  5/5 ★★★★★

Me he pasado casi toda esta lectura sonriendo… y no precisamente porque trate temas agradables. Pero entre los recuerdos, el revivir el inicio de la relación entre Charlotte y Pitt, todos esos detalles que hacen que te ubiques perfectamente en la época victoriana, como los trajes, los peinados, las casas y las calles… y la forma de ir cambiando de sospechoso en cada capítulo para descubrir finalmente algún secreto que puede guardar relación o no con los casos de asesinato, me la han hecho disfrutar como el primer día. De hecho, al principio de la novela, ¡ni siquiera me acordaba de quién era el asesino! Hace tantos años que no la leía… Se trata de una lectura muy ligera pero con temas muy trascendentes de fondo como pueden ser la culpa y la tentación. Y tampoco es una novela romántica, es bastante realista, de hecho… Así pues, me ha gustado el reencuentro y creo que no tardaré en continuar la relectura de la serie. ;)

Sonia López

Anuncios

8 thoughts on “Relectura: ‘Los crímenes de Cater Street’ de Anne Perry”

  1. Hola
    Conocía la autora pero no me había animado a leer nada suyo, supongo que porque el misterio no me fascina demasiado. Pero la verdad es que con la reseña me has conquistado así que me he apuntado el titulo para ver si lo leo en un futuro proximo.
    Un saludo

    Me gusta

    1. ¡Hola Eleia! ¡Me alegra que te hayas anotado el título como futura lectura! Para ser de misterio, sobre todo en este primer libro, no se centra demasiado en las investigaciones policiales, sino más bien en las desconfianzas generadas, como si tu marido o tu vecino pudiera ser el asesino… Me resultó muy interesante. Espero que no te defraude. ¡Saludos!

      Me gusta

  2. Pues me ha gustado mucho lo que cuentas de este libro y sobre todo como lo cuentas. Creo que puede ser original y diferente, seguro que me gustará. A mi con una buena ambientación victoriana me ganan a los 5 minutos! jeje Un beso, Alba

    Me gusta

    1. ¡Muy bien dicho! ;) En realidad hay bastantes escritoras especialistas en crímenes, como Patricia Highsmith, Donna Leon, Camilla Läckberg…, así que ya es hora de reivindicar a las escritoras de género ‘noir’ más allá de Agatha Christie.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s