Novelas, Reseñas

‘Franny y Zooey’ de J.D. Salinger

Tras la relectura de El guardián entre el centeno, me quedé con ganas de más J.D. Salinger. Aunque debería releer también Nueve cuentos, del que apenas me acuerdo, quise meter Franny y Zooey entre las lecturas del año para cumplir con mi propósito del Classics Club. Entre los agobios de diciembre, los hermanos Franny y Zooey fueron una isla, una especie de “hogar” en el que me sentí muy cómoda. Quizá demasiado. En realidad no debería sentirme nada cómoda entre la familia Glass.

A veces le resultaba terriblemente difícil ocultar su impaciencia respecto a la ineptitud del macho de la especie en general, y la de Lane en particular.

FICHA TÉCNICA

frannyyzooeyFranny y Zooey
J.D. Salinger
Trad. Maribel de Juan.
Madrid: Alianza Editorial, 2011.
Col. El libro de bolsillo, L10.
Formato: Tapa blanda.
198 páginas.
ISBN: 9788420674285.

Sinopsis: El libro se compone de un relato, Franny, y una novela corta, Zooey, pero ambos están relacionados. En la primera parte, Franny va a Nueva York para pasar el fin de semana con su novio Lane. Todo promete ser maravilloso, ambos tienen muchas ganas de verse y pasar tiempo juntos, pero mientras Lane parece esforzarse por no demostrarlo, Franny se da cuenta de que en realidad, no le apetece nada estar con él. En la parte de Zooey, conocemos a la familia de Franny, los Glass. Zooey y ella son los hermanos pequeños de una familia numerosa, y la madre lo presiona para que ayude a su hermana que acaba de volver a casa tras sufrir una crisis nerviosa.

COMENTARIO

franny-and-zooeyAunque editorialmente tengan muy claro que se trata de un libro compuesto por dos historias independientes, lo cierto es que se puede leer perfectamente como una novela en su conjunto que podemos dividir en tres actos, como una obra de teatro: la llegada de Franny a Nueva York y la discusión con su novio Lane; la presión que ejerce la señora Glass a su hijo Zooey para que ayude a su hermana Franny y por último las conversaciones que mantienen Zooey y Franny en la parte final.

De hecho, la obra me parece tan teatral que incluso hay partes en las que se palpa la tensión en el aire de tal manera que me imaginaba estar leyendo un guion de Tennessee Williams o Edward Albee, como La gata sobre el tejado de zinc o ¿Quién teme a Virginia Woolf?, sobre todo en la estelar aparición de Bessie, la madre de los Glass, que me parece un personaje de lo más real… No sólo por las cosas que dice como madre, regodeándose en su pesadez, sino por la entonación que transmite Salinger, remarcando en cursiva aquellas palabras clave de su discurso. Me ha gustado también su actitud hacia cómo la trata Zooey, haciendo ver al lector que está más que acostumbrada a los improperios que le suelta su hijo y que, por lo tanto, se trata de algo consentido. Al menos es la interpretación que le he dado yo, porque el hecho de que tu hijo menor te hable descaradamente llamándote “gorda” o sin ser capaz de responderte sin el uso de la ironía tiene que ser bastante cargante. Aun así, se la ve que no lo tiene todo fuera de control. También me pareció curiosísimo cómo está construido psicológicamente. Tiene un bagaje muy duro a sus espaldas y pese a todo, no parece haber perdido su esencia.

franny-and-zooey-website1Sobre los personajes protagonistas, hay bastantes puntos en común entre ellos. Franny y Zooey son los pequeños de una familia de siete hermanos en la que todos han sido niños prodigio que han pasado por un concurso de radio de preguntas y respuestas. Eso les ha marcado la infancia y la vida y con bastante diferencia de edad con respecto a sus hermanos mayores, que se convirtieron en una especie de mentores para ellos, quizá demasiado pronto para su edad. Franny, como Zooey, ha actuado en obras de teatro. Además, ahora que han superado la veintena, ambos mantienen una actitud nihilista que en cierta manera los aísla de los demás.

A Franny la conocemos en un momento muy frágil para ella. Acaba de abandonar el club de teatro y está obsesionada con una lectura religiosa de la que extrae un mantra para sentirse más calmada, aunque no le parece funcionar. A lo mejor al tener tan reciente los nuevos episodios especiales de Las chicas Gilmore no pude evitar comparar a Franny con la nueva Rory que se nos presentaba, igual de inteligente y locuaz por una parte, pero tan tonta y causante de su propia infelicidad por la otra. En el caso de Franny, al menos, es un personaje que cae bien. Por otro lado, Zooey es el único hermano que queda en casa y se ve obligado a ayudarla, aunque él tampoco tenga una forma de ver la vida muy estable, necesitando releer una y otra vez una carta que le escribió uno de sus hermanos mayores hace cinco años. Este hermano mayor es Buddy, el segundo de la familia, y es escritor, confesándose además ser el narrador de esta historia.

En sus pocas páginas el libro habla de amor, religión y relaciones familiares y personales, y tiene uno de esos finales que puede ser interpretado al gusto de cada uno, aunque yo me quedo con la versión más optimista. Después de la lectura creía que acabaría bastante peor, así que para mí resultó ser todo un consuelo. Tampoco quiero desvelar nada, ni condicionar a nadie, pero si sólo me puedo quedar con una cosa del libro sería esa “señora Gorda” en quien pensaré a partir de ahora cuando tenga uno de esos días en los que no me apetece hacer nada. Si sentís curiosidad por saber a qué se refiere Salinger con esta expresión, no dejéis de leer este libro.

VALORACIÓN  · · · · · · · · · ·  5/5 ★★★★★

Me ha parecido igual de buena que El guardián entre el centeno. Se parecen bastante en algunos aspectos como en el inconformismo de sus protagonistas, su forma de ver el mundo como si el resto de la humanidad fuera inferior a ellos, esa obsesión del fumar por fumar, la importancia que le otorgan a los hermanos con una estructura familiar similar (alguno muerto, una hermana pequeña a la que proteger, un hermano mayor escritor…), etc. Pero en Franny y Zooey, Salinger escribe como un escritor maduro, no como un adolescente. Y aunque interprete a la perfección los diálogos de sus personajes, he disfrutado mucho al descubrirle como un narrador más adulto y una fluidez que me ha maravillado. En definitiva, me ha encantado.

Sonia López

Anuncios

2 thoughts on “‘Franny y Zooey’ de J.D. Salinger”

  1. Hola!

    Desde mi ignorancia hacia los textos de Salinger, te diré que esta obra me parece mucho más interesante que ‘El guardián entre el centeno’. Me lo apunto para cuando me apetezca una lectura corta ;)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s