Relectura: ‘El guardián entre el centeno’ de J.D. Salinger

Creo que hubo dos lecturas que marcaron mi adolescencia, y no podrían ser más diferentes en cuanto a cómo representan ese periodo de la vida. La primera es la elegante Mujercitas, con un modelo responsable, trabajador, con ideas fijas… Cada una de las hermanas March tenía un don o un hobby y yo me imaginaba como una más, o incluso suplantaba directamente a Jo en mi imaginación… La segunda representa para mí todo lo contrario: ese adolescente perdido en el mundo adulto que no sabe qué hacer con su vida, que todavía no ha descubierto lo que le gusta, que no le “viene en vena” hacer nada… Sí, señoras y señores, yo también he sido un Holden Caulfield y todavía siento que conecto con El guardián entre el centeno. Este año quería releer alguna de estas obras y finalmente por falta de tiempo (y porque la edición que tengo de Mujercitas es bastante tochete…), opté por esta obra tremendamente transportable de J.D. Salinger que para mí no ha perdido con los años.

No cuenten nunca nada a nadie. En el momento en que uno cuenta cualquier cosa, empieza a echar de menos a todo el mundo.

FICHA TÉCNICA

salinger-jd-el-guardian-el-centeno-1945-l-1El guardián entre el centeno
J.D. Salinger
Trad. Carmen Criado.
Barcelona: Alianza Editorial, 1997.
Colección El libro de bolsillo, 689.
Formato: Tapa blanda.
226 páginas.
ISBN: 9788420616896.

Sinopsis: Las peripecias del adolescente Holden Caulfield en una Nueva York que se recupera de la guerra influyeron en sucesivas generaciones de todo el mundo. En su confesión sincera y sin tapujos, muy lejos de la visión almibarada de la adolescencia que imperó hasta entonces, Holden nos desvela la realidad de un muchacho enfrentado al fracaso escolar, a las rígidas normas de una familia tradicional, a la experiencia de la sexualidad más allá del mero deseo.

COMENTARIO

catcher-in-the-rye-2

¿Adónde van los patos en invierno?

Tenía muchísimo miedo antes de releer este libro. Últimamente son tantos los comentarios que me he encontrado en los que consideran que la obra está sobrevalorada que me daba un poco de apuro descubrir que podría ser verdad, que yo era muy impresionable y lo que a mí me parecía una increíble adecuación de la forma de hablar de un adolescente por parte de un escritor maduro no era más que una burla o una pose. En este sentido, me he reencontrado con un viejo amigo, Holden, que tampoco es que me caiga la mar de bien, ni mucho menos (por favor, si ni siquiera le gusta el cine, así en general), pero le tengo cariño por las cosas que tuvimos en común hace tantos años ya. Y su voz me sigue pareciendo igual de auténtica.

Otro miedo es que se comenta, se dice, se oye, que el hecho de que te guste El guardián entre el centeno te convierte en un psicópata en potencia. Pero que el asesino de Lennon estuviera obsesionadísimo con el libro (que por cierto, hoy hace 36 años de eso, casualidades de la vida) o que varios asesinos en serie la citen como su obra preferida y que el protagonista lleve una gorra de cazador en medio de una ciudad de altos rascacielos no quiere decir nada, ¿no? Es como la gente que culpa a los videojuegos de ciertas matanzas. Gente loca hay en todos lados, y excusas las pueden encontrar en cualquier tontería.

Rockefeller Center, Christmas Tree, 1950 (Revista LIFE)

Rockefeller Center, Christmas Tree, 1950 (Revista LIFE)

El marco de la novela es Nueva York pocos días antes de Navidad. Holden nos explica qué le ocurrió durante tres o cuatro días, repasando y criticando todos los lugares y a todas las personas que se cruzan con él en ese corto periodo de tiempo: amigos a los que no tiene en gran estima en Pencey, la escuela de donde lo acaban de expulsar; dos chicas por las que siente algo, aunque no acaba de entender muy bien qué; profesores varios que le hacen vivir momentos surrealistas; diferentes miembros de su familia entre los que destacan sus hermanos D.B., Phoebe y Allie, que murió hace algunos años… y la gente desconocida con la que se va encontrando esos días previos antes de volver a casa definitivamente. Nos descubre todo lo que piensa, con sus subidas y bajadas de humor en función de lo que va viviendo, y el relato se vuelve cada vez más contradictorio cuando el protagonista, fumando, hablando de sexo y metiéndose en peleas varias, se considera totalmente enamorado de la inocencia de la infancia, haciéndosele más que insoportable la hipocresía adulta que algunos consideran una norma social más a la que atenerse.

jd_salinger

J.D. Salinger

El libro es de 1951. Salinger tenía 32 años cuando la escribió… (Dios, un año menos que yo ahora… Qué depresión me ha venido de golpe… XD) El hecho es que, menos en un momento en el que el protagonista parece escandalizado por caminar por la calle sin corbata (oh, cielos) no parece que esté hablando de un Nueva York tan diferente al de ahora. Los precios te imaginas que son otros y punto. Y a mí en su momento me gustó cómo representaba las contradicciones de la adolescencia y ahora lo considero igual (en realidad, ha hecho emerger a la Sonia adolescente que ponía miles de paréntesis en sus textos, muestra de que muy centrada no estaba…). Son muchas las veces que he ojeado sus páginas buscando alguna anécdota concreta, pero hacía mucho que no la leía de principio a fin y al acabarla me he dado cuenta de que había olvidado muchas cosas por completo (como que siempre ha existido el bullying), pero otras curiosidades las mantenía en mi mente (como que el hermano de Holden D.B. se prostituye escribiendo para Hollywood o el motivo por el que el libro se llama así).

J.D. Salinger comenzó a publicar al volver de la Segunda Guerra Mundial, donde trabajó en el servicio de contraespionaje militar. El guardián entre el centeno fue su única novela. Después publicó varios recopilatorios de relatos o novelas cortas (Nueve cuentos, Franny y Zooey y Levantad, carpinteros, la viga del tejado y Seymour: una introducción), y aunque se dice que tenía mucho material inédito escrito, estos cuatro títulos son todo lo que se puede encontrar de momento salidos de su máquina de escribir. El escritor no supo gestionar bien la fama que le trajo su primer trabajo y pese haber intentado por todos los medios mantenerse en el anonimato, no tuvo mucha suerte y hasta su hija Margaret Salinger publicó un libro en el que no lo dejaba en muy buen lugar. J.D. Salinger falleció en 2010 y en 2013 se estrenó un documental sobre su vida que no sé si es una venganza por haber criticado tanto a Hollywood en su archiconocida obra.

VALORACIÓN  · · · · · · · · · ·  5/5 ★★★★★

Es una recomendación de lectura para Navidad diferente, porque aunque se ambienta en la época, poco tiene de espíritu navideño… La he vuelto a disfrutar pero no como hace 16 años, sino dejándome acompañar más tranquilamente por las calles de Nueva York, el Museo de Historia Natural, Central Park… Aparte del retrato de la adolescencia y todo eso, me gusta El guardián entre el centeno porque te hace sentir cosas: te preocupas por Holden, te indignas con él, te ríes con alguna de sus payasadas u ocurrencias, te entristeces profundamente por algunas de las situaciones que ha tenido que vivir tan joven y, al final, te preguntas qué habrá sido de él en todo este tiempo…

Sonia López

Anuncios

10 comentarios en “Relectura: ‘El guardián entre el centeno’ de J.D. Salinger

  1. Raquel dijo:

    Esta novela es una de mis eternas pendientes. En el instituto se hablaba de ella y los profesores la recomendaban asiduamente, pero a mi nunca me llamó lo suficiente para atreverme con ella, siempre pensé que no conectaba con ese tipo de historias. En cierta forma, la relaciono con ‘Rebeldes’ que tampoco me convenció demasiado… Ahora la leería por el renombre que tiene, pero me da miedo ir tarde por si es una de esas historias que tienen su momento y su edad y que si no leíste entonces ahora difícilmente conectarás con ellas…

    Me gusta

  2. Sonia López dijo:

    Más que por la edad, creo que el personaje de Holden no te caería nada bien… XD No veo a la novela de tu estilo, porque en realidad no hay grandes tramas ni nada de eso. Y aunque el chico tenga su gracia hablando y no se parezca en nada a ‘Rebeldes’, tampoco es ‘Las cenizas de Ángela’ con la que creo que disfrutarías más. Pero sería muy interesante que lo leyeras y comparar impresiones. :)

    Me gusta

  3. acovadoslibros dijo:

    Aiii que ganazas me has metido de volver a leerlo! Este libro marcó mi infancia totalmente. A mí también me pasa lo que cuentas en la entrada, ultimamente leo cosas tan malas del libro que tengo miedo a darme un buena con la realidad…me has quitado un poquito ese miedo. Un bico 😘

    Me gusta

    • Sonia López dijo:

      Sí, la verdad es que forma parte del imaginario de mucha gente, así que solo por eso vale la pena. Pero si te ocurre como otras personas que no conectan con la historia, no quiero responsabilidades, jaja… De todos modos creo que cuando acabas el capítulo 5 ya sabes si te va a gustar el libro o no. ¡Ya me contarás! :D

      Me gusta

  4. Isa Martínez dijo:

    ¡Hola!
    Leí ‘El guardián entre el centeno’ en el instituto y coincido contigo en que marcó mi adolescencia. Lo volví a leer varias veces a lo largo de mis años de instituto y la verdad es que me gustaría leerlo ahora de más adulta.
    Más recientemente he leído ‘Nueve cuentos’ del mismo autor y me llevé un pequeño chasco, no me gustó tanto como me esperaba. Así que me ocurre como a ti, tengo miedo a que ahora ‘El guardián entre el centeno’ no me parezca tan bueno como antiguamente…
    No sabía de la existencia del documental de su vida pero sin duda lo buscaré.
    Un beso

    Me gusta

    • Sonia López dijo:

      Yo también me leí ‘Nueve cuentos’ pocos años después y hubo historias que me gustaron, pero otras creo que no las llegué a entender… Tendría que volver a leerlo para recordar por qué, pero sé que no me gustó tanto como ‘El guardián entre el centeno’, eso seguro.
      La experiencia de releer este título ahora a mí me ha gustado. Aun conociendo ya algunas cosas que iban a suceder, cuando me ponía con él me costaba soltarlo. El miedo del que hablaba de encontrarme con una novela diferente a la que leí hace tantos años ya desapareció nada más leer la primera página, al descubrirme sonriendo. :)
      ¡La figura de J.D. Salinger me produce tanta curiosidad! Además del documental también hay una bibliografía de Salinger que publicó Seix Barral en España y viene firmada por David Shields y Shane Salerno (el director del documental). No sé si estará todavía por las librerías…
      ¡Un beso!

      Le gusta a 1 persona

  5. panoramicadelasartes dijo:

    ¡Hola Sonia! Me ha gustado mucho tu reseña sobre “El guardián entre el centeno”. La verdad es que hay un par de cosas en las que me he visto identificado. La primera, y lo siento de verdad por decírtelo, es que creo que es una novela sobrevalorada. Aunque la leí hace mucho tiempo, no me vi muy identificado con el personaje, ya que dista bastante de mi. Lo cierto es que, por lo que recuerdo, Salinger se ayuda de una prosa directa y sin muchos artificios (si estoy equivocado corrígeme, por favor) cosa que me gustó bastante. Reconozco que he sonreído cuando dices lo de “que te guste El guardián entre el centeno te convierte en un psicópata en potencia” XD. A mi me pasó lo mismo con el “Remain The Light” los Talking Heads, disco que me encanta y va un pavo y me suelta: “Eso es música para psicópatas…” ¿Hola?, hubieron psicópatas que reconocen haber asesinado oyendo la canción “Exit” de U2 y no por ello se consideran a U2 unos psicópatas… La verdad es que después de esta reflexión me viene solo una cosa a la cabeza: hay gente que es muy imbécil y culparían a quien descubrió el fuego de todos los incendios forestales, como el mítico gag de los Martes y 13: “Tú lo pudiste evitar”… ¡Felicidades por tu blog, me gusta mucho! Un saludo y ¡¡sigue así!!

    Me gusta

    • Sonia López dijo:

      ¡Hola, Sergi! Me gusta la gran variedad de opiniones que tiene la gente sobre la obra. :) La verdad es que tampoco yo sé muy bien por qué conecto con Holden… porque también tenemos bastantes diferencias de opiniones, por no hablar de su actitud y costumbres. Pero me gusta la forma que tiene de expresarse. Como bien dices tiene un estilo muy directo pero también lleno de hipérboles y con ideas muy alocadas… y como yo también soy algo exagerada y me encanta su crítica a la hipocresía, creo que por eso me gusta tanto. Me ha hecho muchísima gracia lo del gag de Martes y trece… XD Y estoy de acuerdo 100% contigo con la gente anti-cultura que solo busca culpables en el arte, la música, la literatura o los videojuegos en vez de profundizar en los motivos reales de esos sociópatas. ¡Gracias por pasarte y por comentar, me alegro mucho de que te guste el blog! :D

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s