Cómics, Manga

‘Shadow Lady’ de Masakazu Katsura

Esta semana he estado pachucha así que he aprovechado que mis neuronas no daban para mucho para echar mano de algunos de esos cómics que tengo pendientes de leer desde hace siglos… El primer cómic que he leído este año es Shadow Lady, una descarada ladrona ideada por Masakazu Katsura cuya verdadera identidad es la timidísima Aimi Komori. ¿Queréis conocerla?

¡Qué mala suerte! Me enamoro por primera vez y resulta que es policía.

AimiAimi es una huérfana de 17 años que vive con su amigo Demota, un niño que se encuentra tan solo como ella. A Aimi le da mucho corte hablar con los chicos, pero todo eso cambia cuando se convierte en la ladrona Shadow Lady utilizando el maquillaje mágico de Demota, que en realidad es un demonio que le ayuda en sus aventuras. Aimi compagina las dos contrariadas personalidades bastante bien hasta que aparece en escena Blait, un policía que está decidido a detener a Shadow Lady para rehabilitarla, porque está enamorado de ella. El problema está en que con su dulzura el policía ha conquistado a Aimi, quien no ve su amor correspondido por culpa de su alter ego.

Hasta aquí es una historia bastante similar a los dibujos animados de magical girls que veía de pequeña (La magia de Emi, Creamy Mami…), pero bajo el prisma de Katsura pierden toda su inocencia. La transformación de Aimi en Shadow Lady la convierte no solo en una joven más extrovertida, sino que roza el exhibicionismo. Los argumentos ideados por Katsura parece que busquen planos imposibles de culos y formas sensuales. Su dibujo es magistral, siempre lo he dicho, tiene mucho mérito su detallismo, pero cuando las posturas y encuadres son tan forzados, el argumento se resiente y todo el dilema moral que pueda tener el personaje acaba diluyéndose por lo ridículo de algunas situaciones en las que se ve involucrada la gran ladrona. El triángulo amoroso entre Blait, Aimi y Shadow Lady da lugar a momentos cómicos, pero el autor busca más la risa fácil poniendo en apuros a chicas semidesnudas.

shadow-lady-personajesLa serie fue cancelada en el capítulo 22 (se publicó semanalmente entre 1995 y 1996), lo cual no creo que haya sido ninguna casualidad. El arco argumental que se estaba iniciando en su cancelación y que acabó precipitadamente, incluía demasiados elementos fantásticos que nada tenían que ver con el planteamiento inicial: Shadow Lady dejaba de ser una ladrona para convertirse en una heroína caza-demonios… El hecho de cambiar tanto de género creo que acabó de matar la serie. Me ha sorprendido, porque Katsura decía que era su personaje femenino preferido de los que había creado, pero no veo que le haya sacado todo el provecho que podría.

Otras curiosidades:

  • La edición que he leído es la de tres tomos de Planeta deAgostini Cómics que incluye una historia corta del mismo personaje pero con contexto y orígenes diferentes, como una versión alternativa bastante interesante.
  • En la versión inglesa he visto que Blait es traducido como Bright (brillante, luminoso). Para mí tiene mucho más sentido así, como antónimo de Shadow… En japonés no se distingue entre uno y otro, pues en ambos casos se llamaría “Buraito” (ブライト).
  • La influencia de Akira Toriyama en Katsura está más que demostrada, pero en este caso me hizo ilusión encontrar una especie de radar con el mismo diseño que el de las bolas de dragón. Son muy amigos, como ya conté en el comentario de Katsura Akira. La ilustración que acompaña este texto es la versión Toriyama de la ladrona.
  • Otra de las influencias de Katsura para Shadow Lady es Batman: menciones a Gray City como si se tratara de Gotham o las alas de murciélago del disfraz de la ladrona son solo algunos paralelismos entre esta Catwoman japonesa y el héroe de DC.

VALORACIÓN · · · · · · · · · · 2/5 ★★✰✰✰

Yo iba buscando básicamente tres cosas en Shadow Lady: un personaje protagonista mínimamente profundo con el que identificarme, por temas de autoestima, timidez o lo que sea; momentos divertidos tipo Lupin III en el que el ladrón deja en evidencia a la policía saliéndose siempre con la suya, y por último un enfrentamiento más directo entre chica y chico enamorados y enemigos a la vez. Y aunque tenga un poco de estas tres ideas que tenía en mi cabeza antes de leer la obra, creo que se potencia más la pose sexy de turno. Y si al menos esto fuera original, tendría un pase, pero resulta que las veces en que las mujeres muestran estratégicamente ciertas partes de su anatomía casi siempre es por los mismos motivos, llegando a ser verdaderamente repetitivo. En fin, superficialidad y broma fácil no siempre me repelen, pero en esta ocasión, se lo dejo para los chicos.

Sonia López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s