‘Banderas de nuestros padres’ de James Bradley

¡Qué poquito queda para acabar el año! Y todavía tengo pendientes por comentar 3 lecturas de mis retos literarios de este 2015. Así que no me entretendré más quejándome de mi mala suerte y comienzo a hablaros de mi última lectura, Banderas de nuestros padres, de James Bradley.

Pero el militarismo japonés del siglo XX no estaba siendo dirigido por samuráis. Los nuevos líderes adoctrinaban a su pueblo en el culto a la muerte, presentando la entrega de la vida como el objetivo supremo. Una perversión del Bushido.

Banderas_de_nuestros_padresLlegué al libro por la adaptación que realizó Clint Eastwood en 2006 en el que relataba bajo su prisma la misma historia que James Bradley explica sobre su padre y sus cinco compañeros que izaron la bandera estadounidense en el monte Suribachi de Iwo Jima en la célebre fotografía de Joe Rosenthal. Pensaba leerlo inmediatamente, pero las lecturas bélicas no son lo mío… Al final, con el reto propuesto a principios de año he conseguido superar el trauma y ponerme con él.

Pero comencemos por el argumento de Banderas de nuestros padres. El libro comienza con un viaje de James Bradley y su familia a Iwo Jima tras la muerte de su padre, John. Ellos sabían que era uno de los protagonistas de la fotografía que alentó a los estadounidenses a seguir animando a los marines en la Segunda Guerra Mundial, apoyando al estado con la compra de bonos y transmitiendo un optimismo completamente opuesto a la situación real en esos momentos. Sin embargo, no conocían más detalles sobre la batalla o el papel de su padre, porque cada vez que sacaban el tema solía zanjarlo diciendo que él no era ningún héroe: los verdaderos héroes se quedaron en la isla.

Tras esta breve introducción en la que hace un resumen de la fotografía de Rosenthal, el libro ofrece desde todos los puntos de vista una gran explicación de la batalla de Iwo Jima. El retrato de cómo vivieron su juventud los Seis de la Bandera es un ejemplo de las vidas que llevaban los jóvenes marines que desembarcaron en la “isla de azufre”. La preparación para la batalla y los lazos que unieron a los combatientes se dan en cualquier otra guerra. Pero las crueldades que se describen en Iwo Jima, según el propio autor, sólo podían ser llevadas a cabo en ese contexto: por japoneses desesperados por defender su suelo de los americanos sin respetar ningún código, sin hacer rehenes, matando primero a los sanitarios a ser posible.

628x471

En el libro hay parte de historia, con una explicación de los hechos que llevaron a la batalla por parte de los dos bandos; hay una parte de drama, tanto en lo ocurrido en la batalla como lo que todavía habrían de sufrir después los supervivientes; hay una parte de humor negro, pues los marines tenían sus bromas internas y el autor también entra en ellas; hay éxito, el de un Estados Unidos celebrando juntos una victoria que todavía no se había producido, y derrota, las víctimas individuales y sus familias, que son las grandes perdedoras al fin y al cabo, sin importar el bando que gane o pierda. Incluso los supervivientes pueden ser considerados víctimas.

JamesBradleyMe ha gustado el tono personal con el que está narrado todo por James Bradley, desde el punto de vista de un hijo que quiere explicar la historia de su padre y sus compañeros, a la vez que se documentan hechos con referencias bibliográficas, entrevistas y artículos de la época, memorias de otros marines que vivieron Iwo Jima en primera persona. No en vano el libro ha sido escrito con la colaboración del periodista Ron Powers, Premio Pulitzer por Crítica en 1973

Lo que no ha podido conmigo han sido las faltas de ortografía (¿en serio, nadie en la editorial se ha leído el libro antes de mandarlo a imprimir? El corrector automático no funciona siempre, ¿sabéis?) y cierta repetición que en ocasiones estaba bien como recurso para identificar personas o lugares, pero que otras veces hacía que el libro pareciese uno de esos programas de cotilleo americanos en el que se van a publicidad cada cinco minutos y a la vuelta te hacen un resumen de todo lo comentado antes y que acaba de pasar.

4estrellas

Aun así, me ha gustado conocer a John, Ira, Rene, Franklin, Harlon y Mike más de cerca y las fotografías históricas que acompañan el libro me han ayudado a entrar mejor en su contexto. Por otro lado, aunque en el libro está bastante bien explicado el papel de Japón en la Segunda Guerra Mundial y cómo finalizó, y creo que también se explica bastante bien desde el punto de vista de la cultura japonesa el significado de esa batalla y su estrategia, durante la batalla de Iwo Jima los japoneses eran prácticamente un enemigo invisible, y así queda reflejado en el relato de esos días… Por eso, creo que no tardaré tanto en leer Cartas desde Iwo Jima del general Kuribayashi que compré recientemente en un mercado de segunda mano.

Sé que no es una lectura navideña en absoluto, pero aprovecho la ocasión para desearos a todos ¡feliz Navidad! :)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s