Novelas, Reseñas

‘Azul. Una comedia del arte’, de Christopher Moore

Después de Servidumbre humana de W. Somerset Maugham, me apetecían unas risas y por eso elegí para acompañarme en el bus a Christopher Moore, que no suele fallar. En su novela Azul. Una comedia del arte hay más de misterio que de comedia, sobre todo al principio, pero ha sido una lectura entretenida…

-Lucien -decía [su madre]-, las mujeres son criaturas maravillosas, misteriosas y mágicas a las que hay que tratar, no sólo con respeto, sino con reverencia e incluso con sobrecogimiento. Y ahora ve a barrer la escalera.

azul_comediadelarteHabía una vez un marchante de colores que ofrecía a los pintores un azul único: el azul de ultramar, el azul lapislázuli, el azul sagrado… pero no elaborado a través del mineral sino mediante un ritual mágico. El marchante de colores siempre va acompañado de una dama. Esta dama suele ser la musa de un artista. El pintor y panadero Lucien Lessard se verá mezclado en esta trama en la que deberá descubrir por qué es tan especial ese color, por qué muchos de los artistas o musas que lo usan acaban enfermos o muertos y lo más importante… ¿qué hace el marchante de colores que siempre espanta a sus doncellas?

La trama se sitúa en el París bohemio de los impresionistas, pero a menudo da saltos por el tiempo a lo largo de diferentes episodios de la historia del arte europeo. Al principio, sin saber todavía toda el secreto del marchante de colores, me costaba un poco seguir el ritmo de estas idas y venidas por el tiempo. Y estoy tan acostumbrada a reír en voz alta con los libros de Christopher Moore, que en éste lo he echado un poco de menos. Pero no está nada mal; simplemente se ha preocupado más por dejar una historia redondita que aúna fantasía con realidad, que también resulta interesante.

2015-07-27 19_26_02-Chris-and-Bruant-medTan documentado estaba Moore, que ha relatado su viaje en un blog y ha elaborado una guía virtual por los lugares y pinturas descritos a lo largo de la novela ordenada por capítulos, lo cual resulta muy útil a la hora de seguir la historia. En Servidumbre humana, de Maugham, lo eché de menos, sobre todo porque había momentos en los que se hablaba de cuadros con títulos imposibles de encontrar, bien porque fueran un apodo que le ponían los interlocutores del protagonista o bien porque se trataba de un error de traducción, algo que no me extrañaría por otros detalles que ya comenté. En definitiva (¡que parece que todavía no he superado el trauma de Servidumbre humana!), una guía muy completa y recomendable para seguir la lectura capítulo por capítulo sin avanzarse, que contiene spoilers…

De todos modos, que nadie se espere una lección de historia del arte. Aunque es posible que se aprendan anécdotas y curiosidades sobre el impresionismo y sus principales protagonistas, hay mucho de fantasía en Azul (y se agradece). Uno de los personajes más graciosos de la novela para mí ha sido Henri de Tolouse-Lautrec, descrito como un pequeño burgués con aires de grandeza (es posible que lo fuese en realidad), con problemas de bebida (bueno, eso era cierto) y cliente muy habitual de los prostíbulos y locales nocturnos de París (vale, el personaje se escribe solo). Sus excesos, pero sobre todo su predisposición para ayudar a su manera al protagonista Lessard, lo convierten en un personaje entrañable.

Blue_-Absinthe14aEl azul es otro de los protagonistas, como no podía ser de otra manera. El título original es Sacré Bleu, expresión que usan los franceses para expresar sorpresa, enfado o admiración. El propio autor confiesa que la idea inicial para escribir la novela era hablar de este color, algo tan abstracto que le llevó trabajo hilar la historia desde la nada. Habla de ello en el epílogo, en el que narra algunos de sus descubrimientos durante la fase de documentación y explica brevemente qué es real y qué es inventado.

Dentro de la trayectoria de Moore, compararía Azul quizá con Aleta, porque también me pareció menos divertido que otros libros más fantásticos pero, a su vez, sorprendentemente documentado e interesante. Si no habéis leído nada de él, creo que de lo mejorcito que he leído ha sido Cordero, El bufón y Un trabajo muy sucio, del que ahora se espera la segunda parte, Secondhand Souls.

Sonia López

Anuncios

2 thoughts on “‘Azul. Una comedia del arte’, de Christopher Moore”

  1. De él he leído hace años El ángel más tonto del mundo y Un trabajo muy sucio y… psé, no me convenció mucho :/ Aunque la verdad es que siempre quiero volver a darle otra oportunidad y quizá lo intente con este, que no tiene mala pinta :)

    Me gusta

    1. Yo comencé con “El ángel más tonto del mundo” y no conseguí entrar… pero al darle la segunda oportunidad con “Un trabajo muy sucio” sí. Te recomiendo “Cordero”, una versión de la Biblia bastante gamberra en la que también sale el ángel más tonto del mundo. Creo que es lo mejor que ha escrito de momento. :)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s