‘El mago de Oz’ de L. Frank Baum

Llevaba un tiempo dándole vueltas a la cabeza sobre qué libro podría leer para acabar con la casilla “Un libro con personajes no humanos” del Reading Bingo 2014 y finalmente me decidí por una de las lecturas pendientes que tengo desde hace mucho tiempo: El mago de Oz de L. Frank Baum.

El Espantapájaros suspiró.
-No puedo entenderlo, por supuesto -dijo-. Si vuestras cabezas estuvieran rellenas de paja, como la mía, probablemente viviríais todos en lugares hermosos, y entonces en Kansas no habría absolutamente nadie. Es una suerte para Kansas que vosotros tengáis sesos.

¿De qué va? – Dorothy vive en la gris Kansas hasta que un día, un huracán arranca de sus cimientos la casa en la que vive con su tía Em y su tío Henry, sin darle tiempo a ponerse bajo el refugio donde se escondieron sus tíos. El ciclón la arrastró a ella y a su casa hasta la tierra de Oz, matando en el aterrizaje a la Bruja del Este. Allí la recibe la Bruja del Norte quien le cuenta su azaña y le recomienda que visite al gran mago de Oz para cumplir su deseo de volver a su casa. Por el camino vivirá breves pero intensas aventuras acompañada de personajes que se sumarán a su búsqueda: el Espantapájaros que quiere llenar su cabeza de sesos, el Leñador de hojalata que anhela volver a tener corazón y el León Cobarde que ansía valentía.

¿Cómo llegué a este libro? – Este es uno de los títulos que compré de la colección “El País Aventuras” que vendían súper baratos con el diario. Creo que los vendían cuando estudiaba Periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona con lo que ya hace más de 10 años que lo tengo pendiente de leer, junto con otros libros que igual aprovecho para seguir con mi reto literario. Muchos de los libros que elegí de esta colección son cuentos o clásicos y este me llamó la atención por lo que sabía de la historia, por la película de Judy Garland y los dibujos animados de los 80.

L_frank_baum¿Quién es el autor? – Lyman Frank Baum es un escritor norteamericano que creaba cuentos para sus hijos hasta llegar a basarse en ellos para crear la serie de novelas cortas ubicadas en el país de Oz, de la cual El mago de Oz es la primera parte. El título original era El maravilloso mago de Oz, pero después del éxito de su versión teatral musical con el título abreviado, adoptó ese nombre. Esta versión musical, por cierto, fue creada en 1904 por el propio Baum junto con el ilustrador W. W. Denslow (curioso el nombre escondido en las iniciales, William Wallace). Además de las 14 novelas de Oz, ha escrito muchas otras obras juveniles aunque parece que no han trascendido fuera de sus fronteras.

¿Qué tal los personajes? – Dorothy, la protagonista de esta historia, es una niña que se encuentra sola con la única compañía conocida de su perro Totó cuando llega al país de Oz. Decidida, valiente, decide emprender su misión y no renunciará fácilmente a su objetivo. Una sorprendente galería de personajes humanizados la acompañarán: el ingenioso y modesto Espantapájaros que quiere un cerebro, voluntad que ya implica tener conciencia y de hecho resuelve la papeleta al grupo gracias a su inteligencia en más de una ocasión; el romántico Leñador de Hojalata suspira por volver a tener corazón (por cierto, cruel la historia de este hombre de hojalata…), pero ya siente compasión y ternura; y el León, el rey de la selva que quiere dejar de ser un cobarde porque siente miedo en más de una ocasión, aunque siempre resuelve las situaciones complicadas gracias a su presencia y su imponente rugido y no duda en ponerse en peligro para ayudar a los demás.

¿Algo a destacar sobre el estilo? – La historia está narrada en pequeños capítulos, como un cuento tradicional, y de cara a ser representado visualmente. Después de documentarme he podido confirmar que ese era su objetivo inicial, aunque yo no he tenido la suerte de contar con una edición ilustrada. Como el mismo autor indica al final de su libro, esta breve novela nace de la necesidad de romper con los viejos cuentos de hadas. Según Baum, una vez entra la moral en las escuelas, ya no es necesario atormentar a los pequeños con temibles moralejas, sino que los cuentos modernos se han de basar en el único objetivo de entretener. Sin embargo, su primera novela de la serie de Oz sí tiene toques crueles y momentos espeluznantes desde un prisma realista…

¿En conclusión? – Sin duda, he leído esta historia con una edad equivocada pero tampoco he sido capaz de volver a la época en la que hubiera disfrutado de un libro de estas características, algo que sí me ocurre con algunos cómics, por ejemplo. El lenguaje (¿o la traducción?) me parecía demasiado serio quizá. El juego de los colores me ha gustado, pero no me he visto transportada a un mundo mágico, como esperaba. Por el mismo motivo no creo que me anime a leer la novela Wicked: Memorias de una Bruja Mala, de Gregory Maguire, porque aunque tenga más elementos interesantes y una relación más compleja de personajes, creo que se basa en un mundo demasiado parecido al nuestro…

Sonia López

Enlaces de interés:

– El Mago de Oz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s