Drama, Novelas

‘Los tiernos lamentos’ de Yoko Ogawa

Los tiernos lamentos es el título de una obra musical de Jean-Philippe Rameau para clavecín. Los tiernos lamentos es una nueva novela intimista de Yoko Ogawa. Los tiernos lamentos es el libro que he elegido para completar la casilla “Un libro ubicado en un continente diferente” del Reading Bingo 2014.

Sin dejar escrita una línea, sin lavar la sartén sucia, dejando medio tomate en la tabla de cortar, me marché.

¿De qué va? – Quien nos explica la historia de Los tiernos lamentos es Ruriko, una calígrafa especializada en letras occidentales que abandona a su marido cansada de su infidelidad y sus maltratos cuando llega a casa borracho. Se va a un chalé de sus padres en el que veraneaba de pequeña, situado en medio del bosque, donde espera encontrar la calma y conocerse a sí misma. Sin embargo, allí descubrirá que no está sola. Sus vecinos, Nitta y Kaoru, son un fabricante de clavecines y su ayudante. Ruriko nunca imaginó la estrecha relación que mantendría con ellos.

¿Cómo llegué a este libro? – De Yoko Ogawa ya había leído La fórmula preferida del profesor, novela que me atrapó y emocionó por igual, y me prometí seguirle la pista a la autora. Una amiga de japonés, Anna, me llevó hace poco a la librería Haiku de Barcelona, un pequeño trozo de Japón con libros y recuerdos de mi destino preferido donde casualmente me encontré con este ejemplar de los muchos otros que se han publicado de Ogawa en nuestro país. Así pues, visto, comprado y leído.

ogawa1¿Quién es la autora? – Yoko Ogawa es una escritora japonesa con un largo recorrido y varios premios a sus espaldas reconociendo su maestría a la hora de reflejar sentimientos en ficción y no ficción. En Japón tiene mucho éxito editorial y en España su obra más conocida es  La fórmula preferida del profesor, una novela en la que relata la relación especial entre un profesor de matemáticas retirado con problemas de memoria y la asistenta que trabaja para él y que lleva a su hijo con ella. Un anecdotario de las matemáticas mezclado con una historia muy humana y sensible me enganchó por completo a su obra. Otros títulos publicados por la misma editorial, Funambulista, son El embarazo de mi hermana, Perfume de hielo, La niña que iba en hipopótamo a la escuela, La piscina, La residencia de estudiantes y Amores al margen.

¿Qué tal los personajes? – Ruriko abandona a su marido y nos explica su historia de amor y desamor con Nitta, el fabricante de clavecines que vive cerca del chalé de sus padres. Conocemos más de lo que ella podrá transmitir nunca a nadie: sus sentimientos más hondos con sus contradicciones y sus motivaciones. Si no nos explica algo es porque ni ella misma sabe que existe. Esta primera persona tan intensa como narradora hace de Ruriko una persona que pueda parecernos caprichosa o egoísta, como ella misma admite, e incluso cruel en algún aspecto concreto, pero sobre todo real. ¿Quién no ha perdido alguna vez la coherencia cuando se trata de asuntos del corazón? Ruriko simplemente los expone como si no hubiera motivo alguno para esconderse. Nitta es el segundo gran personaje de la obra, transmitiendo su calma y paz a Ruriko, atraída por el consuelo que puede aportarle en su situación actual y que parece ofrecer también a Kaoru, su ayudante, con quien Ruriko tiene una relación más que cordial y a quien es incapaz de tener celos. Los personajes secundarios de esta novela no tienen desperdicio tampoco: desde el marido que se contradice entre sus cuidados como oftalmólogo y la brutalidad empleada cuando bebe alcohol, hasta Dona, el perro ciego de Nitta, pasando por una abuela a la que Ruriko le está escribiendo su biografía y de la que vamos sabiendo cada vez más a medida que avanza la propia historia de la protagonista. En general, el género femenino es el que predomina en la novela, ya que también hacen en ella un acto de presencia destacable la ambiciosa amante de su marido, su emprendedora editora jefe y la considerada dueña del hostal El Saltamontes, encargada del mantenimiento del chalé donde acompañaremos a Ruriko durante su retiro.

¿Algo a destacar sobre el estilo? – Frases cortas, contundentes, como pensamientos pillados a vuelo. Ese es el estilo que estoy acostumbrada a leer en la literatura oriental, pero además tiene fuerza, tiene ritmo. Como si se hubiera basado en la pieza musical que da título a la obra para escribir la novela a su compás, Ogawa nos relata con la voz de Ruriko una historia en la que la protagonista solo busca la paz, una paz que la música de un clavecín puede otorgarle.

¿En conclusión? – Combinación de momentos dulces y amargos. Momentos que nunca desearías que terminaran y tensiones que esperas que se desvanezcan cuanto antes. Así es Los tiernos lamentos, una historia que te transporta a un entorno lejano y tranquilo donde van sucediéndose acontecimientos que pueden quebrar esa paz buscada y frágil. Lectura ideal para evadirse del ritmo trepidante actual.

Sonia López

Enlaces de interés:

Blog de Yoko Ogawa (en japonés)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s